Una tremenda equivocación patria en el palco central

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

En el palco de los actos centrales para celebrar la Revolución de Mayo (25 de mayo de 1810), en Buenos Aires, pusieron una bandera rememorando el 1816, es decir, la que correspondería, en todo caso, al próximo 9 de julio.

“Alguien metió la pata”, dijo el ministro de Defensa de la Nación, Julio Martínez, al referirse a lo sucedido.

No hacía falta que lo dijera: cualquiera de las miles de personas que formaron parte del acto desde el costado de la civilidad, ya se había dado cuenta de la “metida de pata”. También de que es algo más que eso. Es la demostración de la desidia, que va de la mano, siempre, con la ignorancia.

Dijo el ministro que habían tapado el “6” con un “0”,  pero que al rato se cayó el remiendo.

Es triste, pero es real. El país remienda su historia todo el tiempo. La mira con desapego, con indiferencia, con espíritu de ocasión.

No vale la pena hacerse demasiada mala sangre. Ni putear al gobierno. Ni volver a quejarse porque en las escuelas se está cometiendo un lento aunque inexorable genocidio cultural. ¿O sí?

Share.