spot_img
jueves, mayo 30, 2024
spot_img
spot_img

Top 5 de la semana

Italia está en “emergencia nacional” por la falta de natalidad

Italia tiene una de las tasas de natalidad más bajas de la UE y envejece a un ritmo mucho más rápido que otros Estados miembros. Hacer frente a este problema es uno de los principales retos del Gobierno.

Una conferencia de dos días celebrada en Roma ha ofrecido la oportunidad de debatir lo que se está describiendo como una “emergencia nacional interpartidista”.

Una de las ponencias fue interrumpida por parte de un grupo de jóvenes activistas que arremetieron contra las medidas antiabortistas del Gobierno de Giorgia Meloni, una gran defensora de aumentar la natalidad.

“Se trata de una cuestión que afecta a todo el mundo y a todo el espectro político, pero también a todas las categorías sociales, desde los inmigrantes hasta los ancianos”, afirmó.

El mes pasado estallaron protestas en Roma después de que la Cámara Baja del Parlamento italiano aprobara un proyecto de ley que permite a los activistas antiabortistas entrar en las clínicas.

Los expertos afirman que, de continuar con la crisis demográfica, la población italiana, de 59 millones de habitantes, podría disminuir en casi un millón en 2030. Según datos recientes publicados por la Oficina Nacional de Estadística italiana (ISTAT), la media de hijos por mujer ha descendido de 1,24 en 2022 a 1,2 en 2023.

El envejecimiento de la población plantea problemas tanto al sistema de pensiones como al sanitario. La directora general del ISTAT, Sabrina Prati, afirmó que la crisis ha sido “persistente” durante muchos años.

“Desde 2008 hasta hoy hemos perdido alrededor de 200.000 nuevos nacimientos. Dos tercios de ellos se deben a que faltan padres potenciales. Eso se debe al descenso de nacimientos que se remonta a hace 30 años”, explicó.

Solo en 2023, el Gobierno italiano destinó unos 1.000 millones de euros a medidas destinadas a ayudar a las mujeres a afrontar la maternidad y el trabajo. Pero Ardiano Bordingnon, presidente del Foro Nacional de las Familias, cree que esto no es suficiente y que es necesaria una intervención de la UE.

“Estamos hablando de un reto muy difícil y de proporciones históricas para todo el mundo occidental. Lo ideal sería que Europa interviniera convocando una conferencia intergubernamental para debatir el asunto”, dijo.

Popular Articles