Pereyra denunció a multinacionales por violar acuerdo y amenazar con pagar sueldos en cuotas

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El Sindicato de Petróleo y Gas Privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa repudió la violación del reciente acuerdo multipartito de condiciones salariales y laborales por parte de las multinacionales hidrocarburíferas, y denunció que esas compañías amenazaron con abonar los salarios en cuotas, con porcentajes inferiores a los ya acordados.

Además, estas firmas alertan a sus trabajadores con la posibilidad de producir “retiros voluntarios”, y realizar suspensiones “por tiempo completo”, confirmó hoy la organización gremial.

El secretario general del sindicato, Guillermo Pereyra, repudió hoy lo que consideró “la ética de la miseria” de esas compañías, y explicó que en extensas notas enviadas a los operarios amenazaron con pagar “los salarios en cuotas, con porcentajes inferiores a los recortes oportunamente acordados o no pagar nada” y con producir históricos “retiros voluntarios” y suspensiones “por tiempo completo”.

“Detrás de todo trabajador hay una familia que, para esas empresas, no tiene rostro ni alma y es víctima de una vergonzosa miserabilidad patronal. Amenazan al individuo, incumplen las leyes argentinas y juegan con el destino de cientos de pequeñas compañías contratadas, que tampoco cobran los servicios prestados”, puntualizó el dirigente sindical en un comunicado difundido esta tarde por la organización que encabeza.

El dirigente gremial aseguró que las compañías ya percibieron los servicios prestados en febrero y marzo último, pero hoy “se niegan a cumplir lo que rubricaron ante las autoridades laborales nacionales con el pretexto de la reducción de la actividad petrolera”, por lo que advirtió que de persistir “esas prácticas vidriosas” el gremio realizará las denuncias correspondientes.

En ese sentido, Pereyra adelantó que el sindicato denunciará a cada compañía ante las autoridades administrativas laborales, la CGT y las entidades mundiales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y acusó a esas empresas de “mentir y pretender al unísono usar a los trabajadores como elemento de presión”.

“Es una descarnada radiografía de la sordidez y mezquindad. Esa escasez ética tendrá su correlato en las instituciones legales previstas en los convenios firmados. Nadie puede de forma liviana asumir la anomia sin pagar las consecuencias. Hoy, la solidaridad es norma en el mundo, pero un grupo de poderosas compañías optó por cartelizarse y desarrollar prácticas extorsivas y mafiosas”, añadió el dirigente.

Pereyra sostuvo también que ante la crisis que ataca al sector hidrocarburfífero como consecuencia de “un cisne negro impensado”, esas multinacionales optaron ahora por desechar toda “la ética que declaman cuando las tajadas son grandes”.

Hace pocas semanas, Pereyra y otros gremios petroleros firmaron con las compañías y otras operadoras un acuerdo multipartito de reducción salarial parcial y transitoria y de condiciones de trabajo ante el brote mundial del coronavirus.

Share.