El Gobierno dispuso una rebaja de la sal en alimentos procesados

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Se introdujo una nueva modificación al Código Alimentario Argentino que busca reducir los niveles de sodio. Las empresas tendrán un plazo de 18 meses para la adecuación de los productos.

Hay una preocupación en la sociedad médica argentina, que va más allá del debate por el consumo en mayor o menor medida de la sal. Y apunta al preocupante aumento que se registra cada año de la hipertensión arterial (HTA) en la Argentina. A raíz de esta problemática, son cada vez más las acciones para reducir el sodio en los alimentos procesados.

El sodio es un mineral que el cuerpo necesita en pequeñas cantidades para funcionar adecuadamente, interviene en funciones de los nervios y músculos, y ayuda a mantener en equilibrio los líquidos del cuerpo. Su consumo en exceso eleva la presión arterial, y en la Argentina causa el 62% de los accidentes cerebrovasculares y el 42% de las enfermedades coronarias, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para luchar contra una de las enfermedades responsables del 40% de las muertes en Argentina, desde el 25 de septiembre del 2018 entró en vigencia la Resolución Conjunta 1/2018, que establece la reducción de sodio de 26 artículos del Código Alimentario Argentino (CAA) en productos tales como galletitas, bizcochos y similares, fiambres, embutidos, sopas y caldos.

La medida, que fue impulsada por la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, dispone en rigor una segunda disminución del contenido de sodio de estos alimentos, que se da en el marco de un plan de descenso escalonado. Las empresas tendrán un plazo de 18 meses para la adecuación a este nuevo cambio.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de Salud para el consumo diario de sal es de 5 gramos diarios (2 gr de sodio). En la Argentina se estima que el promedio de su ingesta diaria es de 11,2 gr, que es el doble de lo recomendado por la OMS. El 70% de la sal consumida proviene de los alimentos procesados, por lo cual debe reducirse en su elaboración industrial.

Fuente: Infobae

Share.