Avanza el proyecto de ley de entornos saludables en las escuelas

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El pasado jueves, la Legislatura aprobó por mayoría el proyecto de ley Nº 13.002, que impulsa la creación de entornos escolares saludables. La iniciativa fue presentada por el gobernador Omar Gutiérrez al inicio del actual período legislativo y promueve políticas públicas que favorezcan los entornos saludables, enfocado en la regulación de quioscos y publicidad de alimentos; promoción de la educación alimentaria, agua segura y actividad física; ambientación de comedores escolares y accesibilidad a la lactancia para toda la comunidad educativa. Una vez reglamentada, el Poder Ejecutivo provincial determinará la autoridad de aplicación de la presente ley.

Los entornos escolares saludables además, son una línea de acción dentro de la estrategia integral más amplia que son los Entornos Saludables, con el objetivo de promocionar estilos de vida saludables, impulsando en el territorio y en todas las etapas de la vida la promoción del cuidado de la salud y la adopción de hábitos sanos, con énfasis en las necesidades alimentarias y nutricionales, una vida activa y los ambientes libre de humo de tabaco.

Samuel García, referente provincial de nutrición de la cartera sanitaria, explicó que los cimientos de la ley fue el diagnóstico de situación, el análisis y el fortalecimiento de las políticas en entornos escolares saludables con base en tres ejes: alimentación saludable, agua segura y actividad física.

En relación a los resultados del estudio, el nutricionista relató que se diagnosticaron 417 escuelas rurales, urbanas, públicas y privadas (la mitad de las que tiene la provincia), en todos los niveles educativos. Luego de la evaluación se observó que el 60% de las escuelas no tiene quioscos, que el 87% de los quioscos tienen publicidad que insta al consumo de alimentos o bebidas no saludables, y que el 50% de las escuelas cuenta con talleres o dispositivos (como carteles) de promoción de vida saludable.

Además, García remarcó que el estudio no implicó “pesar ni medir a los alumnos”, sino evaluar y comparar el acceso a productos saludables y no saludables, así como también la puesta en marcha de prácticas que generen hábitos saludables. A su vez, el nutricionista insistió: “Todas las instituciones educativas cuentan con agua segura, pero lo que busca este proyecto es que esté accesible en el pasillo y en el aula, es decir, que el alumno lo tenga al alcance de la mano”.

Share.