Gobierno de la Provincia del Neuquén

Una mañana violenta

Un policía entró a una oficina municipal donde se tramitan licencias de conducir, en la capital neuquina, disparó su arma reglamentaria por lo menos tres veces, tomó una decena de rehenes, y al fin se entregó, después de protagonizar una inusual mañana violenta que mantuvo en vilo al barrio Provincias Unidas.

El hecho ocurrió en las dependencias municipales ubicadas en las calles Santa Teresa y Río Colorado. Allí trabaja Carla Tamburri, una mujer de 30 años que está embarazada, y que tiene una relación con Sebastián Riquelme, cabo primero de la Comisaría Cuarta.

Poco después de las 8,30 llegó Riquelme al lugar, que ya había abierto sus puertas al público. Ingresó, y disparó su arma con tiros al aire, pidiendo a los gritos que lo dejaran solo. La situación produjo un previsible alboroto con escenas de pánico, y derivó en una toma de rehenes: unas once personas, incluyendo a Tamburri, fueron retenidas por la fuerza por el policía Riquelme, sin que se supiera bien cuál era su propósito.

Rápidamente, el lugar fue cercado por la policía, que montó un operativo preventivo, al tiempo que comenzó el proceso de negociaciones con el cabo primero para que depusiera su actitud. Llegaron ambulancias, y una gran cantidad de movileros de distintas radios que comenzaron a emitir en vivo lo que allí sucedía.

El mediador de la policía consiguió un primer éxito cuando Riquelme –quien solía prestar servicios adicionales en ese local municipal- liberó los primeros rehenes, entre quienes se contaba el aparente origen de la violenta conducta, su pareja, Carla Tamburri.  El cabo primero se quedó con cuatro personas a las que mantuvo amenazadas.

Finalmente, después que la propia mujer volviera a ingresar para convencer al policía de deponer su actitud, Riquelme se entregó liberando a quienes permanecían prisioneros.

Foto: Yamil Regules/ diario Río Negro.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados