Gobierno de la Provincia del Neuquén

Trenes y política

La gente, amontonada en la pequeña estación de la capital neuquina, aplaudió la llegada del nuevo tren de pasajeros. Encorsetado entre una máquina y un vagón de cola de Ferrosur, la flamante joya K entró triunfalmente, llena de cámaras de TV y fotográficas, exultante de abanderados kirchneristas y con poca presencia de otros referentes políticos e institucionales, corridos de la foto ante una presunta ausencia de tarjeta de invitación.

El tren ingresó triunfal, estandarte definitivo contra la década neoliberal que lo había expulsado de las vías. Algún que otro “gracias, Cristina” se escuchó a su paso. La diputada nacional Nanci Parrilli acaparaba micrófonos, mientras voceros de los gobiernos municipal y provincial destacaban que no habían sido invitados al acto.

Sin embargo, el MPN estuvo. Su candidato a intendente, Pablo Bongiovani, se hizo presente para sumarse al coro de aplausos de bienvenida. “No me invitaron, pero vine igual, como simple vecino de Neuquén”, sonrió con su habitual buena onda. Charló con Parrilli, y con todo personaje kirchnerista que se le cruzara. Un ejemplo de política práctica.

En definitiva, el tren fue saludado sin banderías políticas, más allá de las intenciones y movidas al respecto, tanto de aprovechadores del tema como de detractores transformados en víctimas del protocolo. Es que ha sido una buena noticia. Ahora habrá que ver cómo funciona el sistema, que incluye la tarjeta SUBE, para los viajes ida y vuelta entre Cipolletti y Neuquén.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados