Gobierno de la Provincia del Neuquén

Tras el temporal, una réplica con más viento complicó más a Neuquén

Al temporal de lluvia, que se había interrumpido el lunes a la tarde, le siguió uno de viento y después más lluvia. La combinación de ambos fenómenos produjo, en una ciudad anegada y destruida por sectores, cortes de luz y caída de árboles.

El trabajo de Defensa Civil municipal y de los operarios de CALF no se detuvo, por lo tanto, desde primeras horas del martes. Los llamados de socorro eran incesantes, y las cuadrillas debieron multiplicarse para atender la fuerte demanda.

La continuidad del temporal, agravado por el viento, y la falta de transporte por decisión del Municipio, hizo que en la práctica mucha gente no pudiera ir a trabajar, aunque se hubiera levantado la “veda meteorológica” para el ámbito privado. Además, en el caso de los súper e hipermercados, el sindicato mercantil obligó a una revisión de cada edificio, y la situación estructural de éstos y lo que dijeran de ello los delegados gremiales, fue determinante para definir su apertura o no.

La caída de árboles y la voladura de elementos de edificios (volaron hasta postigos de ventana) fue un peligro durante las primeras horas de este martes, cuando soplaba más fuerte el viento, con ráfagas de 80 kilómetros por hora, y caía además una fuerte lluvia.

Pasadas las 8, la situación estaba indefinida. Los bancos abrieron tarde, porque se demoró la llegada de personal de seguridad. Había sectores del casco céntrico de la capital neuquina que seguían inabordables por el anegamiento. Y la ausencia de transporte público conspiraba contra cualquier intento de volver a la normalidad.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados