Gobierno de la Provincia del Neuquén

Tragedia en Siete Lagos

Un micro de la empresa Albus que cubre el trayecto entre SanMartín y Villa La Angostura volcó en la tarde de este viernes, por razones que aún se desconocen, y provocó la muerte de tres personas.

Hubo dos heridos graves, y el resto de los 46 pasajeros que viajaban en la unidad se encontraban con heridas de distinta gravedad pero sin peligro de muerte, según se informó. A los heridos graves se esperaba estabilizarlos para ser trasladados por vía terrestre hasta Neuquén, capital debido a la imposibilidad del aeropuerto local de operar en horario nocturno.

El accidente se produjo a la altura de la denominada “bajada” del Lago Falkner cuando por circunstancias aún no informadas, el colectivo al mando de dos tripulantes se inclinó hacia la banquina, y lo escarpado del terreno provocó su vuelco, aunque todavía no se había determinado otras características del hecho.

El lugar se encuentra a unos 45 kilómetros de la ciudad, sobre la ruta 40, conocida como el camino de los “Siete Lagos”, una de las bellezas paisajísticas más importantes de la región sur de la provincia del Neuquén. Normalmente el camino es utilizado para la comunicación vial entre San Martín de los Andes y las ciudades de Villa La Angostura y San Carlos de Bariloche.

También se utiliza para el tránsito con Chile a través del paso Samoré, y a esta altura del año, registra un gran movimiento de vehículos. Por su naturaleza, la ruta de los Siete Lagos presenta un recorrido de cuidado ya que al bordear esos espejos de agua, existen precipicios y zona de cuidado.

Todavía faltaba el informe policial para determinar otras circunstancias que provocaron el vuelco del colectivo y la velocidad con que se movilizaba. Tampoco se sabía si hubo participación en el accidente de otro vehículo o animal suelto en la ruta que pudiera haber provocado el fatal vuelco.

Apenas conocida la noticia, personal del Hospital Ramón Carrillo; del cuerpo de Bomberos Voluntarios y de la Policía local se dirigieron al lugar del siniestro para socorrer a las víctimas y trasladar a los heridos. Los pasajeros fueron divididos en tres grupos: rojo los fallecidos, amarillo los heridos de consideración, y verde, quienes solo presentaban heridas leves.

El traslado hasta el nosocomio se organizó de acuerdo a esos colores dándole prioridad a los primeros.

La apacible tarde del viernes de la ciudad cordillerana se vio interrumpida por el incesante ulular de las sirenas de ambulancias, autobombas, auxilios mecánicos y patrulleros, dando un tono de dramatismo no frecuente en San Martín de los Andes.

También familiares y curiosos, así como el periodismo se agolparon en la guardia y puerta principal del hospital para conocer el estado y la suerte corrida por los pasajeros, viviéndose momentos de hondo dramatismo.

Hasta las 22 de la noche del viernes, no se conocía la nómica de pasajeros como tampoco la identidad de los fallecidos.

(Por Hugo Morales, gentileza de Diariamente Neuquén).

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados