Gobierno de la Provincia del Neuquén

Sinfónica en las escuelas

La Sinfónica de Neuquén recorre las escuelas. En cada una deja un recuerdo imborrable. ¿A cuántos chicos les cambiará la vida ese acceso inigualable al arte musical más excelso? Tal vez no lo pueda medir la estadística. Pero el sentido común indica un resultado inexorablemente positivo.

Es una actividad que se difunde humildemente. Sin boato. Está bien que así sea. Está muy bien que esta orquesta neuquina transite con humildad, ese ropaje digno de libertades, por las escuelas. El propósito no es hacer alharaca. El propósito es cambiar el mundo sin levantar la voz. Se diga o no, se explicite o no, se entienda o no de esta manera.

El otro día estuve con uno de sus músicos. Me contó que seguían maravillándose con la cara de los pibes cuando las notas comienzan a llenar ese aire vacio, ese silencio previo, ese telón que se levanta sin ruido. Me contó también el orgullo que sienten, todos, de ser tan jóvenes, y a la vez tan fecundos.

Esta es la sensación: la Sinfónica fecunda la tierra por donde pasa. Es el instrumento educativo más importante que tiene la provincia del Neuquén, en estos momentos de esperanzas petroleras y presentes no siempre gratos.

Está muy bien lo de Andrés Tolcachir y los músicos de la Sinfónica. Está muy bien que se concursen actualmente tres cargos de músicos para incrementar el número. Está muy bien que el Estado siga sosteniendo esta institución nacida con un enfoque ideológico amplio, popular, participativo, laburante.

Forma parte de una realidad neuquina que a veces se ve y otras no tanto, pero que está, ahí en las escuelas, las mismas que tantas veces encienden la polémica fácil, la demagogia frecuente, la intolerancia absurda.

Buen porvenir tendremos, si las cosas buenas fructifican y crecen, como decía Tamayo Vargas, con los brazos en el futuro, en los hijos que de mis hijos vengan.

Rubén Boggi

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados