Gobierno de la Provincia del Neuquén

Se fugaron dos represores condenados por la Justicia

Dos ex militares que habían sido condenados en un juicio por delitos contra la humanidad en San Juan se fugaron del hospital militar “Cosme Argerich” del barrio porteño de Belgrano, informó el Ministerio de Justicia.

Jorge Antonio Olivera y Gustavo De Marchi, quienes habían recibido hace tres semanas penas de prisión perpetua y 25 años de cárcel, en forma respectiva, por crímenes cometidos durante la última dictadura militar, habían solicitado días atrás su traslado desde el penal sanjuanino de Chimbas al Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz, por presuntos motivos de salud: habían argumentado que necesitaban realizarse una serie de controles médicos aquí y la Justicia avaló su pedido.

Pero ambos represores se evadieron del Hospital Militar Central “Cirujano Mayor Doctor Cosme Argerich”, ubicado en la avenida Luis María Campos al 700, en el barrio porteño de Belgrano, según detalló un comunicado oficial del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Por la gravedad del hecho, el director nacional del Servicio Penitenciario Federal (Víctor Hortel) ya ordenó el pase a disponibilidad de oficiales y agentes penitenciarios responsables de la división traslados y seguridad, indicó la cartera que preside Julio Alak.

De Marchi se desempeñaba como jefe de la compañía comando y era integrante del aparato militar destinado al “combate de la subversión” durante la dictadura, mientras Olivera era jefe de Inteligencia en el Regimiento de Infantería de Montaña (RIM) 22 en San Juan en aquellos años.

Ambos fueron condenados en un histórico juicio desarrollado en el Rectorado de la Universidad Nacional de San Juan junto con Osvaldo Martel y Julio Nieto (ambos perpetua), Francisco Del Torchio y Daniel Gómez (25 años de prisión cada uno, al igual que De Marchi) Víctor Lazo (10 años de cárcel) a comienzos de este mes.

“No me sorprende que se hayan escapado, para mí estos dos tipos lo tenían preparado desde antes”, manifestó el abogado querellante del juicio Fernando Castro en declaraciones a Diario de Cuyo, y agregó: “De Marchi y Olivera se fugaron varias veces (…) a ambos se los detiene estando prófugos y por eso se incorporan tarde al proceso”.

“Por ejemplo, a Olivera se lo encontró con posesión de pasaportes falsos y documentos falsos, además de dinero de distintas nacionalidades”, recordó.

Si bien fuentes policiales habían señalado en un principio que los dos represores se habían fugado en momentos en los que eran trasladados rumbo al penal bonaerense de Marcos Paz, la cartera de Justicia detalló que se escaparon del hospital militar ubicado en Belgrano.

“El Servicio Penitenciario Federal informa que en el día de la fecha se evadieron del Hospital Militar Central “Cir. My. Dr.

Cosme Argerich” los internos Gustavo Ramón De Marchi y Jorge Antonio Olivera, ambos detenidos por haber cometido delitos de lesa humanidad y a disposición del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de San Juan”, indicó el comunicado oficial.

“Los mismos habían sido trasladados por orden del Juzgado Federal Nº 2 de San Juan al mencionado establecimiento sanitario a fin de ser atendidos en diferentes especialidades (psiquiatría, kinesiología, dermatología)”, agregó el texto.

Además del pase a disponibilidad de oficiales y agentes que tomaron parte en el operativo de traslado y seguridad, el director nacional del Servicio Penitenciario Federal también ordenó “un sumario administrativo a efectos de suspender al personal penitenciario involucrado en el incidente”.

Informó al mismo tiempo que “solicitará a la Justicia penal una profunda investigación integral, desde el momento mismo en que se decidió el traslado en San Juan (de ambos represores) hasta el alojamiento y permanencia en el Hospital Militar Central de la Capital Federal”.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados