Gobierno de la Provincia del Neuquén

Sapag inauguró sesiones

Una fuerte exaltación de obras realizadas o por realizar,  y una renovación de fe en lo que considera es el comienzo de un nuevo ciclo histórico para la provincia, con el renacimiento petrolero como argumento central, hizo el gobernador Jorge Sapag en su mensaje de inauguración de sesiones ordinarias en la Legislatura.

Sapag repasó los nudos centrales del “ciclo que se termina” de ocho años como mandatario, emitió algunas moderadas críticas hacia sus opositores, pero sobre todo, dio una señal fuerte hacia el MPN, acudiendo a la restitución explícita de todas sus banderas originales, y a la mención expresa de reconocimiento a quienes lo precedieron, entre quienes incluyó con énfasis a Jorge Sobisch, presente (por primera vez en esta gestión) en el recinto.

Comenzó haciendo alusión a los 32 años de la recuperación de la democracia en Argentina, la “democracia del respeto y la tolerancia, que posibilite la paz social, que solo es posible si hay justicia, si hay debate”, y después hizo mención a los 57 años que pasaron desde aquel “territorio postergado” que era Neuquén, con frecuentes alusiones a Felipe Sapag.

Aseguró que llegaba al recinto legislativo “absolutamente libre de pretensiones electorales”, y sostenido en la “legitimidad de origen por el voto y por ejercicio”, que se basan en la “decisión del pueblo en las urnas y no en una herencia familiar”, dijo, en alusión a los comicios del 2007 y 2011 y como forma de responder frecuentes chicanas políticas recibidas durante la actual campaña proselitista.

“El octavo año tal vez será el año más intenso, el más exigente. Trabajaré hasta el último minuto de este mandato de voluntad popular”, sostuvo el mandatario, quien fue precedido en su discurso por un mensaje de agradecimiento y exaltación del trabajo legislativo, que hizo la vicegobernadora y presidente de la Cámara, Ana Pechen.

No hizo Sapag muchas alusiones a la coyuntura especial que vive la provincia en términos políticos, pero sí introdujo algunas frases muy dirigidas a este punto, como cuando agradeció “a los adversarios” porque tienen la oportunidad de “crecer juntos”, siempre y cuando el debate “no se centre en las agresiones, sino en las propuestas”.

“Estamos ante una reformulación del Estado. No podemos confiar en la fuerza ciega, en la mano invisible del mercado. Tenemos responsabilidad de ser motor gestor de esta actividad petrolera”, afirmó Sapag en un punto clave de su mensaje, para después destacar la aprobación de la Ley Petrolera, y particularmente la incorporación de cláusulas introducidas por las provincias, a partir de un “trabajo de equipo” que –afirmó- se hizo junto a los gobernadores de Chubut,  Martín Buzzi, de Río Negro, Alberto Weretilneck y de Mendoza, Paco Pérez.

En este contexto, destacó una de las banderas políticas más tradicionales del MPN, la del federalismo. Dijo que “el centralismo busca siempre conservar su tradicional poder”, más allá de lo que expresa la Constitución respecto de la República federal, y que por eso “la lucha por el federalismo es de todos los días”.

Reconoció como  un aspecto central de esa discusión permanente, la “participación provincial en la renta del petróleo y el gas”, y reafirmó que “el Estado provincial es el único titular del dominio” de los recursos del subsuelo.

Sin mayores estridencias, repasó las obras principales de su gobierno, que –destacó- muchas fueron iniciadas por la gestión anterior. Remarcó que cuando asumió en el 2007, la relación deudas-ingresos de la provincia era 83 por ciento; y que ahora se ha reducido al 33 por ciento, lo que equivale a una notable mejora de las perspectivas económicas para el Estado.

Repasó todas las obras viales, las hechas y las que están por hacer. Entre las importantes, la vinculación con el tercer puente que Vialidad Nacional espera terminar “el año próximo”. Habló del agua y el saneamiento, y destacó en ese sentido los acueductos planificados y licitados por el gobierno de Jorge Sobisch. Repasó las obras de infraestructura para la capital neuquina, como la planta Tronador y la Colectora Máxima. También informó detalladamente las principales obras hechas por el EPEN, y mencionó con particular énfasis la de conexión con el sistema interconectado para Villa la Angostura.

Anunció además Sapag que enviará a la Cámara, desde el Ejecutivo y para comenzar el año legislativo, dos proyectos de ley: El primero, para ratificar el acuerdo marco con el Estado nacional que establece los compromisos recíprocos para Chihuido I, y la declaración de utilidad pública sujeta a expropiación de las tierras necesarias para el emprendimiento; y en segundo lugar,  un proyecto para solicitar aprobación de legislatura de un préstamo por 15 millones de dólares para concretar el proyecto hidroeléctrico Nahueve, una obra cuya financiamiento fue tramitado en los Emiratos Árabes por la Agencia de Desarrollo de Neuquén, conducida por Pedro Salvatori.

No olvidó Sapag mencionar el tema educativo, el reconocimiento a la Cámara y la vicegobernadora Pechen por la aprobación de la Ley de Educación, que nos “pone a la vanguardia de las provincias argentinas con la obligatoriedad del servicio educativo a partir de los cuatro años de edad”, dijo.

Al final, destacó que el mensaje era “el último que pronuncio como gobernador de la provincia”, y puso un sugerente énfasis en afirmar que “termina un ciclo”, pero solo para “recomenzar otro ciclo histórico”, en el que seguramente habrá “nuevas generaciones de neuquinos que nutran la democracia”.

Anticipó, en este contexto, la premisa que seguirá defendiendo seguramente el MPN, acerca de que la provincia “tiene una ventaja” sobre el resto de provincias del país, que es la de “los recursos naturales del subsuelo, que nos dan otra oportunidad”, para transformar “la riqueza en democracia consolidada”.

“Otra vez es el Estado el que tiene que ponerse a la vanguardia”, resaltó Sapag.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados