Gobierno de la Provincia del Neuquén

River y Boca empataron un partido imposible jugado en medio del agua

Jugar como se jugó el partido de fútbol más importante en Argentina, es casi un atentado, una broma de mal gusto. River y Boca no pudieron jugar, apenas si se pudo batallar entre los charcos, un partido de potrero televisado y con muchos millones de pesos en el juego.

Fue empate el resultado, casi un arbitrio del destino. Fallaron los jugadores, falló el árbitro, fallan los dirigentes al persistir en la teoría de que ya vale cualquier cosa. En un fútbol súper politizado, donde subsiste una increíble y autoritaria disposición que prohíbe la hinchada visitante, cada equipo convirtió un gol. Boca, con el defensor Magallán; River, con el defensor Pezzella.

El árbitro, en este mundo sumergido desaconsejable para un deporte que debe jugarse en tierra y no en agua, se equivocó de lo lindo. La peor, fue cobrar mano y penal de Gago, cuando claramente la pelota había sido rechazada con la cabeza. Y encima, mostrar tarjeta roja, cuando en todo caso correspondía una amarilla.

El destino compensó con un zapatazo de Mora ejecutando el penal por encima del travesaño. Le agregó más suspenso a un partido que no era tal, que era una pelea física, en donde se tornaba imposible dar sentido al balón.

Así, el gran partido se transformó en un zafarrancho solo interesante para los hinchas de uno y otro equipo que miraban por la TV pública ese estropicio de fútbol simulado, del que salieron indemnes por milagro varios jugadores duramente golpeados.

Algunos dirán que estuvo bien, que el fútbol está para eso, para jugarse en cualquier condición. Pero una cosa es jugar bajo la lluvia o la nieve, y otra muy distinta es jugar en una pileta de agua.

Si se jugó, fue porque era River y Boca, y porque nadie se atrevió a vaciar un estadio lleno sin que se hubiera jugado. Lo cierto es que el superclásico no pudo aclarar la incógnita de qué equipo prevalecería en función del fútbol, y no de los accidentes.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados