Gobierno de la Provincia del Neuquén

River empezó bien, ganando en el Monumental

River empezó el torneo con un triunfo merecido aunque por la mínima diferencia ante Gimnasia: fue uno a cero, con un gol de Ponzio.

River fue muy superior al “Lobo” y tuvo en Manuel Lanzini a la gran figura del partido, pero sufrió más de la cuenta por la gran cantidad de situaciones de peligro que dilapidó.

Gimnasia nunca encontró la vuelta como para llegar al empate, pero ante la falta de puntería del rival se ilusionó con llegar a una igualdad que finalmente nunca llegó.

El elenco de Núñez se ilusiona así con este promisorio arranque, aunque tendrá que ajustar varios detalles para evitar sufrir tanto como le pasó en esta ocasión.

El primer tiempo River fue amplio dominador del juego y del balón ante un rival que trató de achicarle los espacios, pero sin poder cortar el circuito en ataque del local.

El elenco de Núñez generó varias ocasiones de gol, pero entre imprecisiones y una jugada de más perdió varias ocasiones que tenían destino de gol.

El trinomio conformado por Lanzini, Fernando Cavenaghi y Teófilo Gutiérrez, uno de ellos siempre conduciendo y otro pivoteando a espaldas del arco “tripero”, le dio buenos resultados a River.

A los 8 minutos tuvo una buena chance cuando Lanzini recibió entrando al área un pase de Matías Kranevitter y la colocó cruzado contra el palo izquierdo de Fernando Monetti, pero la pelota se fue cerca.

El conjunto anfitrión intentaba arrimar peligro, por el medio, mediante trepadas por los costados -Gabriel Mercado fue una constante por derecha-, pero no podía entrar.

En cambio, Gimnasia trataba de hacer pie pero nunca pudo quebrar la resistencia del local.

Parecía que el primer tiempo se iba 0 a 0, pero llegó el merecido premio para los dirigidos por Ramón Díaz, cuando a los 44 minutos Ponzio le robó la pelota a Facundo Oreja en tres cuartos para luego sacar un potente remate bajo y bombeado que sorprendió al arquero de Gimnasia y se metió contra el costado derecho.

En el complemento, River trató de mantener el ritmo ofensivo y lo hizo con éxito, pero de a ratos se descuidó atrás y dejó al “Lobo” con la chance de armar un contragolpe.

El elenco de Núñez dilapidó varias situaciones de gol en los minutos iniciales de este período y la más clara fue un remate bajo de Cavenaghi entrando al área que pegó en el palo.

River siguió yendo de la mano de Lanzini, que siempre que se lo propuso llevó peligro, pero equivocó el camino y en muchos casos abusó del individualismo.

El local se llevó algún susto en el final, aunque no fue suficiente porque terminó lejos de su arco y con el dominio del balón.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados