Gobierno de la Provincia del Neuquén

Refinerías neuquinas ratifican que atraviesan una severa crisis

El grupo empresario MAS energía, controlante de las refinerías neuquinas en problemas, ratificó que está “al límite del ahogo financiero” y que corre riesgo cierto la continuidad de unas 800 fuentes laborales en Neuquén.

“Después de casi un año de operación a pérdida, el grupo empresarial está al límite del ahogo financiero”, destacó el grupo empresario en un documento difundido este jueves.

La situación de estas refinerías fue advertida hace tiempo por el secretario general del sindicato petrolero, el senador nacional Guillermo Pereyra; y también por el propio gobernador de Neuquén, Jorge Sapag.

“A pocos días de la finalización del periodo de conciliación obligatoria con el Sindicato de Petróleo y Gas Privado, quien ha detectado en esta realidad una amenaza para los puestos de trabajo de sus representados, apelamos al sentido común  y a que se generen los espacios de diálogo y las soluciones concretas antes de que los daños financieros al grupo lo coloquen en una posición definitivamente irreversible”, destacó ahora el grupo empresario.

El siguiente es el texto del documento difundido por la empresa:

A través del presente comunicado nuestro grupo empresario conformado por Petrolera Argentina, ReNeSA, Maikop y Umber, desea dar a conocer a la prensa y por su intermedio al público en general su situación presente.

Nuestro grupo consolidó su desarrollo industrial en las localidades de Cutral Co – Plaza Huincul, bajo la convicción de que la industrialización en origen de las materias primas es un catalizador del desarrollo regional.  Ratifica lo anterior el hito fundamental de la finalización de obra de ReNeSA, a partir de la cual comenzó la producción de gasolinas de alto octanaje de manera sostenida desde mediados de 2013.  Los capitales que conforman MAS Energía son 100% nacionales, en particular la inversión efectuada en ReNeSA fue promovida por plan nacional Refinación Plus, siendo nuestra empresa la primera en concretar una instalación de tal envergadura y operarla con éxito a partir de dicho programa. Desde 1998 no se ponía en marcha en Argentina una instalación dedicada a la producción de naftas de tamaño similar.

Nuestra empresa si bien cuenta con una capacidad significativa de producción aun no posee desarrollo de marca y presencia en el mercado minorista (estaciones de servicios),  debiendo por ello comercializar necesariamente la mayoría de su producción con las petroleras de mayor porte.

Por otro lado, la ley 26.895 (ley de presupuesto nacional 2014), ha establecido un régimen de importación con exención impositiva de naftas Súper y Premium, tal exención es de tal magnitud que desestimula a las empresas importadoras a buscar en el mercado interno los faltantes de producto demandado, resultándoles más conveniente operar bajo el régimen de “importación exenta”.

Las autoridades (a pesar de nuestras reiteradas notificaciones al respecto), no se han mostrado expeditas para instrumentar un mecanismo que priorice, tal como menciona explícitamente la ley, la utilización plena de la capacidad instalada en el país antes de asignar cupos para la importación con exención impositiva.

Adicionalmente, nuestro grupo sufre de otras desventajas estructurales que erosionan su rentabilidad, como ser la dependencia exclusiva de crudo de la cuenca neuquina (el más demandado y el que ha experimentado el mayor incremento de precio en los últimos tiempos), baja escala industrial, conversión del barril por el momento inferior al de la competencia y costos logísticos más elevados por su condición mediterránea. Contamos con un plan de inversiones y reconversión industrial para atacar esos aspectos, pero mientras la rentabilidad de la operación sea negativa, será un proceso de imposible concreción. Esta situación se solucionaría en un plazo acotado de contar con un trato igualitario respecto de los fondos que viene destinando el Estado Nacional para aquellos que optan importar combustibles (comprando mano de obra extranjera). De reasignar una fracción de esos recursos a nuestra reconversión industrial se afianzaría la industria regional y la mano de obra local.

Después de casi un año de operación a pérdida, el grupo empresarial está al límite del ahogo financiero. A pocos días de la finalización del periodo de conciliación obligatoria con el Sindicato de Petróleo y Gas Privado, quien ha detectado en esta realidad una amenaza para los puestos de trabajo de sus representados, apelamos al sentido común  y a que se generen los espacios de diálogo y las soluciones concretas antes de que los daños financieros al grupo lo coloquen en una posición definitivamente irreversible.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados