Gobierno de la Provincia del Neuquén

Obliga a buscar opciones la sostenida caída del crudo (debajo de 50 dólares)

El crudo de Texas cayó este lunes 4,7%, a 46,07 dólares el barril en Nueva York. El Brent (precio de referencia actual para Argentina) bajó 5,3%, a 47,43 dólares en Londres. El petróleo está por debajo de los 50 dólares, el límite que había puesto el gobierno de Cristina Fernández para el acuerdo sellado con las petroleras, las provincias y los sindicatos.

Ese acuerdo, que mantiene el precio argentino del crudo en 77-78 dólares el barril, se hace a todas luces insostenibles con los precios actuales, con tendencia a seguir bajando. Por eso el tema fue nuevamente analizado este lunes, y el gobernador de Chubut, Martín Buzzi, hizo la arriesgada apuesta de bajar las regalías 50 por ciento a aquellas petroleras que incrementen producción a partir de este año.

Las negociaciones son difíciles. Porque importan muchas cosas que son consecuencia inexorable del precio internacional. Al gobierno se le pone difícil sostener la cotización alta, con una brecha demasiado grande con el precio real. A las petroleras, se les escurre la ambición por producir sosteniendo altos costos. A los gobiernos provinciales, se les cae la percepción de regalías y de impuestos. A los gremios del sector, les empezó a angustiar la posibilidad de suspensiones y despidos a partir de que se paren equipos.

Todo es impactante por la vigencia plena de la burbuja creada con Vaca Muerta. Una celebración anticipada, según los expertos, que podía tener estos vaivenes. El precio del petróleo se recuperará, pero mientras tanto, seguiría bajo durante un tiempo excesivo para las urgencias argentinas, tanto nacionales como regionales. Se apostará al gas, que tiene otros precios, y en donde la demanda nacional justifica pagar bien a los productores, ya que todavía hay diferencia a favor –y gruesa- del gas que se importa en barco. Pero es indudable que las certezas se vuelven dudas, y el apuntalamiento angustioso de la desmesura de las promesas se torna complicado, tanto para la economía como para la política.

El contexto argentino, distorsionado respecto del mundo, es difícil de explicar. Cuando el petróleo estaba caro, en la Argentina estaba barato, y en 10 años la producción y las reservas cayeron tremendamente. Ahora que está barato en el mundo, en Argentina está caro, y la recuperación de reservas y producción es leve, casi nada, porque queda mucho todavía para equiparar la producción de los mejores años, y aquellas reservas que parecían inagotables.

La coyuntura hará más intensa la pelea política, sobre todo en Neuquén. Horacio Quiroga, que este lunes se reunió con Bill White, un ex alcalde de Texas que fue subsecretario de Energía de Estados Unidos durante la gestión de Bill Clinton, disparó una frase terrible: dijo que Vaca Muerta recién será realidad con inversiones fuertes después del kirchnerismo.

Su aseveración podrá o no ser cierta. Pero si comienza a restringirse el mercado laboral petrolero por la caída del precio del crudo también en Argentina, en Neuquén el costo político será pagado a medias por el MPN y el gobierno nacional. Aunque sea una situación que nadie desea, porque de concretarse, les iría mal a todos los neuquinos, aun a quienes se oponen a los actuales oficialismos.

Rubén Boggi

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados