Gobierno de la Provincia del Neuquén

Obama en Cuba, se prepara para su visita a la Argentina

Barack Obama está en Cuba. Es el primer presidente estadounidense que visita la isla desde 1959, año de la revolución que instauró el gobierno de Fidel Castro. Estará hasta el martes, y después viajará a Buenos Aires, Argentina, en donde lo espera Mauricio Macri.

Es poderoso el gesto visual de Obama en La Habana. Más allá de lo que realmente se consiga entre Cuba y Estados Unidos, que no será mucho más que eso, una imagen de distensión después de tanto tiempo, un claro ejemplo de que se puede convivir aunque se piense muy distinto, y se tengan culturas distintas, y objetivos diferentes. Una imagen que plantea que más allá de todas las diferencias ¿cuán diferente se puede ser?

Dueño de ese gesto inédito hasta ahora en la historia moderna de las naciones después de la Segunda Guerra Mundial, Obama llegará a la Argentina, y el efecto puede ser tan o más importante que el resultado que arroje la visita a Cuba.

Argentina viene de una política que la alejó de Estados Unidos y la arrimó a Rusia y China. Una política con discursos calcados de la retórica inflamada de Hugo Chávez, de Evo Morales, que tomó prestada Cristina Fernández para darle su propia impronta, e identificar a Estados Unidos con lo malo, lo perverso, lo perjudicial para el país.

Ahora, el presidente Mauricio Macri quiere hacer todo lo contrario. Retomar aquella línea que había inaugurado en los ’90 Carlos Menem, aunque, se asegura, con menos ingenuidad y mayor madurez.

El miércoles estará en Argentina Barack Obama, el primer presidente negro de la historia norteamericana, un país que esclavizó y discriminó a los negros hasta hace muy poco, y que en muchos aspectos ahora ha trasladado esa discriminación a latinos, mexicanos, portorriqueños, también cubanos, también argentinos, que protagonizan en estos momentos una batalla clave en la lucha por el voto que concentran Donald Trump, a favor de esa segregación, y Hillary Clinton, por la continuidad de una mayor apertura como la que ahora muestra Obama.

Tanto la visita a Cuba como la que realizará a la Argentina, serán señales poderosas hacia la política doméstica, y sobre todo, al voto en español, potencialmente poderoso en los Estados Unidos.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados