Gobierno de la Provincia del Neuquén

Newell’s derrotó a Boca en un buen partido: 3 a 2

Boca tuvo un comienzo con razones para la ilusión. En ese inicio del partido, tuvo mejor juego, y Blandi convirtió un golazo tempranero. Iban 4 minutos, sucesión de toques, sutileza de Riquelme para la entrada de Martínez, pase al medio, remate y gol.

Pero enfrente estaba Newell’s, el último campeón. Que cambió de técnico y perdió algunos jugadores, pero guardó su notable desempeño. Así que empató rápido, con una entrada fulminante de Casco por el extremo izquierdo. Se anticipó a su marcador tras un exacto pase en profundidad de Bernardi, y anotó el gol.

Boca volvió a emparejar y a pasar al ataque. Fue, en realidad, uno de los mejores partidos de la era Bianchi. Y en un tiro de esquina, después de disputar por arriba la pelota, ésta cayó en el pecho de Cata Díaz, quien la empalmó de derecha con una notable calidad. La pelota entró al lado del palo. Otro golazo para que Boca se fuera al descanso ganando por 2 a 1.

Nada hacía esperar lo que sucedió. Y lo que pasó fue que Newell’s consiguió el empate enseguida, antes de los dos minutos. Aquino aprovechó un hermoso pase al corazón del área, y la tocó con enorme calidad por arriba del cuerpo de Orión.

Y eso no fue todo. A los pocos minutos, el delantero que reemplaza a Scocco volvió a marcar, con un potente y exacto cabezazo. Era el 3 a 2. Un golpe para la incipiente confianza boquense.

A partir de allí el partido ya no fue el mismo. Boca atacó y atacó, con más ganas que juego. Tuvo empuje, vergüenza, pero no la claridad ni la eficacia suficiente para vencer a Guzmán, que se mostró seguro en sus respuestas.

El partido terminó con un tiro libre que ejecutó Riquelme y que el arquero detuvo sin problemas. Boca se fue al vestuario con una rara sensación: había jugado mucho mejor que contra Belgrano. Y, como pagando su culpa, había perdido.

 

 

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados