Gobierno de la Provincia del Neuquén

Murió Roberto Gómez Bolaños, creador del Chavo del 8

Roberto Gómez Bolaños murió a los 85 años en su casa de Cancún, donde vivió los últimos años. El autor, director, comediante conocido con el pseudónimo de Chespirito, y famoso mundialmente por haber creado y encarnado el entrañable personaje protagonista de la serie El Chavo del 8, sufría de problemas respiratorios que lo mantuvieron internado en muchas ocasiones durante los últimos tiempos.

Había nacido el 21 de febrero de 1929. Fue el segundo hijo (de tres) de una familia de clase media. Su padre, artista y bohemio, murió cuando él era muy pequeño; su madre, mujer a cargo de tres niños, dio todo por ellos.

Gómez Bolaños transcurrió una infancia repleta de miedos, pero supo sacarle provecho y, a partir de ellos, construyó muchas de sus caracterizaciones.

Fue un hábil deportista; destacado boxeador y futbolista amateur. Tuvo la astucia de capitalizar la agilidad de su cuerpo para la actuación, con saltos, tropiezos y caídas.

Sus inicios fueron como escritor, en publicidad primero, donde su nivel de comicidad y buena redacción lo destacaron. De allí pasó a la radio y luego a la televisión, donde unió la escritura y el humor, con la actuación. Esto impactó en su carrera y saltó a la fama.

La primera vez que actuó fue a los 29 años como reemplazo en un programa en vivo y después de eso vinieron papeles pequeños en distintos ciclos.

En 1958 se inició en el cine, como adaptador de la película Los legionarios, con sus anteriores compañeros de televisión, el dueto cómico Viruta y Capulina. Su apodo, Chespirito, que lo acompañó toda su vida, fue obra del director de cine de este film, quien sorprendido por su excelente escritura, decía que era como un Shakeaspeare chiquito, un Shakeasperito. El mismo Gómez Bolaños lo castellanizado y de ahí Chespirito.

Entre 1960 y 1965, escribió guiones para dos programas de grandes audiencias en México: Cómicos y canciones y Estudio de Pedro Vargas.

Su talento provocó celos que llevaron a la separación de los actores y a un cambio de rumbo: escribir sólo para lo que él actuara.

Si primer intento fue un fracaso. Pero luego vino un ofrecimiento que lo puso en juego nuevamente: hacer sketches dentro de un exitoso programa de la misma cadena televisiva. Fueron los primeros atisbos de los personajes que vinieron después. Eso sí resultó y entonces se formó Los supergenios de la Mesa cuadrada, otro programa propio, semanal, pero con mayores repercusiones.

Entre todas esas caracterizaciones, nació en 1970 una de sus obras maestras, el Chapulín Colorado, quien fuera ofrecido a varios cómicos que no quisieran actuarlo, porque no le veían futuro. Chespirito, convencido de que sería un éxito, lo personificó. Con él, Gómez Bolaños cruzó fronteras y cobró protagonismo en varios países del mundo.

Su siguiente famosa creación fue el Chavo del 8, que tenía una profunda raíz social en toda Latinoamérica.

El Chavo estaba acompañado por Quico (Carlos Villagrán), Don Ramón (Ramón Valdés), Doña Florinda (Florinda Meza), el Profesor Jirafales (Rubén Aguirre), Noño (Édgar Vivar), La Bruja del 71 (Angelines Fernández) y La Chilindrina (María Antonieta de las Nieves).

Todavía se ve en la televisión argentina, y seguramente se seguirá viendo mucho más. Porque murió Bolaños. El Chavo, no. El Chavo del 8 es inmortal.

 

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados