Gobierno de la Provincia del Neuquén

Murió Horacio Ferrer, el gran poeta del tango

Partió de estos andurriales, justo en el solsticio de verano, ese poeta canyengue, uruguayo, porteño y europeo a la vez, ese Horacio Ferrer que pasó por el mundo para pintar Buenos Aires con la renovada y vieja voz del tango.

Tenía 81 años y un frondoso prontuario de poeta tanguero. Cualquiera de sus obras vale para recordarlo, pero apeñas un puñado alcanzó para instalarlo en la gloria popular a la que pocos llegan: la balada para un loco, el chiquilín de Bachín, la última grela. Canciones que salpicaron madrugadas y amanecieron ya atardecidas a puro escabio.

Me crucé con él en plena dictadura, en un teatro de mala muerte de pueblo. El andaba de gira diciendo sus poesías, le propuse un reportaje, y ahí nomás, sentados en las duras butacas de madera sin relleno, contestó mis admiradas preguntas con la paciencia de los grandes.

El editor del suplemento literario negó la publicación porque a su juicio Ferrer no era un poeta, apenas si un hacedor de canciones previsibles. El jefe de Redacción, que transitaba por otras opiniones y se solazaba en su propia democracia aunque por afuera no la hubiera, publicó la nota en otra sección, y allí terminó la anécdota, que para el poeta no fue nada, y para quien escribe ahora esta crónica necrológica, fue todo, fue el principio de una profesión apasionante.

Murió este domingo esa voz afrancesada de pura porteñería, murió ese hombre que se permitió delirar con el tango surrealista, para que se entendiera que no hay límites a la poesía ni al género ni a la música de nada, para saber de una vez por todas que el tango no reconoce dueños, ni propietarios, sino cómplices atorrantes de buena leche.

Murió Ferrer, sí, el de Troilo y Piazzolla, el del Polaco y la Baltar, y se fue con él otro cacho de país, otro pedazo americano del sur, y lo que queda, quedará por siempre entre nosotros, y en los hijos, y los hijos de nuestros hijos, para siempre, amén (RB).

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados