Gobierno de la Provincia del Neuquén

Las Valentinas

Un nuevo capítulo de la polémica por la urbanización de las Valentinas se vivió este jueves.

Por un lado, el presidente del Deliberante capitalino, Gastón Contardi, acompañado por ediles de distintas fuerzas que aprobaron la iniciativa, salió a defender enérgicamente su utilidad pública. Por el otro, los opositores redoblaron sus críticas enfatizando en el “negocio inmobiliario” que se produciría.

Contardi aseguró que la ordenanza que permite el desarrollo urbano de las Valentinas Norte y Sur Rurales busca  “resolver los problemas de la actualidad, única forma en la que se puede proyectar la capacidad de resolución de cuestiones futuras”.

Acompañaron al presidente del cuerpo los concejales Leandro López, Cristian Haspert (NCN), Ariel Kogan (PJ), Luis Acuña y Hugo Righetti (MPN).

La sanción de esta norma, aprobada por dos tercios de los ediles, dejó un alto poder residual en la opinión pública e incluso entre los concejales que no estuvieron de acuerdo con la sanción, por la incorporación en el expediente de algunas nomenclaturas catastrales de tierras que están fuera de ese sector: una chacra propiedad de la empresa Moño Azul en Rincón de Emilio y una importante cantidad de hectáreas ubicadas en el sector de la meseta denominado Z1 cuyos propietarios son el estado provincial y un privado.

Sobre esto, Contardi explicó que el objetivo fue alentar la proliferación de loteos abiertos para que cualquier vecino pueda acceder a un terreno para la construcción de su casa y para ello se necesitan tierras disponibles. “Lo que se hizo con Rincón de Emilio es evitar que esa tierra se convierta en un barrio cerrado cuyos terrenos resultan inaccesibles para el grueso de la gente. Y en relación al Z1 se buscó regularizar la zona en la que ya se consolidó un barrio que aún no cuenta con servicios. Entonces, por un lado se busca el acceso a la tierra a precios razonables y por otro mejorar la calidad de vida de un grupo importante de neuquinos”, expresó.

También en relación al Z1, Ariel Kogan dijo que pretenden es darle respuesta, en términos de servicios, a 650 familias que se asentaron en ese sector (ubicado entre las calles Crouzeilles, Bragado y Trenque Lauquen). “Los que hoy ponen en duda la incorporación de esa nomenclatura a la ordenanza, son los mismos que firmaron un despacho de minoría para que en esa zona se construyan monoblocks y edificios de hasta  45 metros de alto. Lo que a todas luces es una gran contradicción”, afirmó.

En tanto, Leandro López hizo referencia a los concejales que elevaron una presentación en la fiscalía de estado: “Estamos contestando verdaderas falacias. Son incoherentes en el planteo porque en su momento votaron excepciones para regularizar algunos sectores, justamente del Z1. Queremos  cambiar ese paradigma, dejar de correr detrás de los problemas, en este caso regularizar tomas,  para empezar a adelantarnos a este tipo de situaciones y arrancar bien los procesos de urbanización”, explicó.

Además aclaró que con la norma sancionada “no se aprobaron loteos”. “Lo que hicimos fue, lisa y llanamente, dejar habilitado un sector para que quien lo desarrolle después siga los pasos que estipula el Ejecutivo municipal. Con todos estos argumentos que nos digan ¿a dónde está el negocio inmobiliario?”.

Por su parte Luís Acuña, enfatizó que todo lo hecho y estipulado en la ordenanza está en los considerandos del proyecto. También el presidente del bloque emepenista Righetti dijo que lo que se votó y aprobó no se hizo a carpeta cerrada, porque previo a la sanción se dio la discusión.

Por su parte Cristian Haspert manifestó que lo que busca esta ordenanza es evitar los barrios cerrados, cuyos terrenos tienen un valor inaccesible para la gran mayoría de la gente. “En ese contexto, para muchos vecinos, es imposible acceder a un terreno. La ordenanza fomenta los barrios abiertos y busca hacer del mercado algo accesible para la gran mayoría de la gente”.

Al finalizar la conferencia Gastón Contardi dijo que la confusión que se pretendió crear una vez sancionada  esta ordenanza se aclarará en  el futuro: “creo yo que el tiempo dirá  si tenemos razón o no, si lo que hicimos durante este proceso fue correcto o incorrecto. Lo que si hoy está claro es que hay mucha gente molesta, porque al fomentar el acceso a la tierra sin dudad se ven afectados muchos intereses de especuladores”.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados