Gobierno de la Provincia del Neuquén

La visión de Frigerio

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, habló con periodistas de Neuquén en AM 550. Explicó cómo y por qué la gestión del nuevo gobierno evitó que el país “se transformara en Venezuela”. Reafirmó que se terminarán las obras viales en la región, y que se impulsarán reformas a la coparticipación siempre acordando con los gobernadores. Se reunirán al menos una vez por mes.

¿Está conforme con este acuerdo al que se ha llegado con los gobernadores?

Primero quiero decir por qué tenemos que tomar esta medida que por supuesto no nos gusta y que es antipática. Una medida que sabemos que genera mucha angustia en muchos argentinos que les cuesta llegar a fin de mes, y que cualquier incremento de cualquier servicio le duele y le genera muchísimas preocupaciones. La Argentina se estaba quedando sin gas, estaba camino a ser Venezuela, lo que es ahora es Venezuela. Un país con muchos más recursos hidrocarburíferos que la Argentina y se está quedando sin energía, sin alimentos. Fíjense lo que son las noticias de hoy con disturbios en las calles. Argentina venía siguiendo religiosamente estos últimos doce años las políticas de Venezuela. El cepo, la inflación más alta compartida con este país, el cepo a las importaciones, al dólar. Todas las medidas económicas de Venezuela las copiábamos y también las políticas energéticas. La diferencia es que nosotros pegamos un volantazo el diez diciembre pasado y evitamos caer en lo que es hoy lamentablemente Venezuela. Ahí tenemos el claro ejemplo de lo que hubiera pasado si no hacíamos nada. Por esto, tuvimos que tomar estas medidas antipáticas y difíciles que básicamente parten de aumentar el precio de gas en boca de pozo. Para una provincia como Neuquén, la provincia gasífera por excelencia en Argentina, no tengo que explicar lo que significa esto. Es un incentivo para la producción y la inversión, y para dejar de importar algo que yace en nuestro subsuelo. Lo ridículo que derivó la pésima política del gobierno anterior es que terminamos comprando afuera lo que tenemos adentro y eso también lo tenemos que modificar. Para eso, había que tomar decisiones y tomamos la decisión de aumentar el precio del gas en boca de pozo y eso derivó en el incremento de las tarifas que tenían que pagar los contribuyentes. En algunos casos cometimos errores. Familias o empresas que recibieron boletas con incrementos, en algunos casos, de hasta el dos mil por ciento. Eso no era lo querido, no era lo buscado.

Este error que dice usted, se cometió… ¿Se cometió por no haberlo estimado, por no haberlo calculado o fue algún otro tipo de experiencia que quiso hacer el gobierno?

Si ustedes supieran lo difícil que es manejar un gobierno con un Estado desmantelado, sin información, sin expedientes, sin memoria institucional, sin estadísticas públicas. Esa gente que se llenó la boca doce años hablando de Estado, dejó un Estado completamente desmantelado, que por supuesto hace mucho más difícil la aplicación de cualquier política pública.

Admitir el error no significa dejar de decir que el Estado está desmantelado…

El Estado que nos dejaron a todos los argentinos, uno absolutamente desmantelado, dificulta la aplicación de cualquier política pública. En mi caso, como ministro del Interior y Obras Públicas, estuvimos varios meses tratando de reconstruir los expedientes para pagar la obra pública y que no se parara la obra pública, para que no afectara el empleo. No había papeles en el Estado. En consecuencia, eso hace mucho más difícil la aplicación de cualquier política pública y nos genera la posibilidad de cometer errores. Pero lo importante es admitir los errores. ¿Para qué la reunión con los gobernadores? Porque nosotros trabajamos con ellos como socios de esta Argentina del futuro, esta Argentina del cambio. Y los gobernadores están mucho más cerca que el Gobierno Nacional, de los problemas de la gente. Están en una trinchera más cercana a la sociedad y esa información de los gobernadores es vital para tomar medidas, para corregir el rumbo. No nos tiembla el pulso cuando nos equivocamos, no redoblamos la apuesta, corregimos.

En el caso de los gobernadores de la región, Alberto Weretilneck y Omar Gutiérrez, creo que le han planteado ya toda la lista de obras viales particularmente que están muy atrasadas, como el ensanche de Ruta 22 y el Tercer Puente entre Neuquén y Cipolletti.

Bueno, no están atrasadas en estos cinco meses de gestión.

Por supuesto que no. La pregunta es si efectivamente se van a poner en marcha las obras.

Por supuesto que está ocurriendo. El presidente todos los días nos pregunta a ver cómo venimos con la ejecución. Para él es prioritaria la obra pública, las obras de infraestructura, porque es lo que realmente le cambia la vida a la gente, la inversión. Hemos conseguido el financiamiento. Vamos a llevar el plan de infraestructura más ambicioso de nuestra historia, no tengan duda de eso. Y también vamos a corregir el rumbo de la política energética y no vamos a quedar como Venezuela, no nos vamos a quedar sin energía. La Argentina va a tener energía para sostener el proyecto de desarrollo que queremos ver. Por supuesto, con el esfuerzo de todos. Porque estas conversaciones con los gobernadores que derivaron en un tope al incremento de las tarifas, no es que nosotros creemos que eso es fácil de digerir. Son aumentos importantes, significativos, pero mucho menores que en algunos casos de contribuyentes. Tengamos en cuenta que la medida que vamos a tomar es retroactiva al primero de abril. Aquel que recibió la boleta con un incremento superior al estipulado, ahora va a tener que esperar una nueva boleta para pagar.

Donde va a venir tipo nota de crédito…

Y aquel que pasó de más, en función del tope que ahora dispusimos, va a tener una nota de crédito. Es decir que la próxima, prácticamente no la va a tener que pagar.

¿Por qué se le critica al gobierno importar gas desde Chile que es un país no productor y no hacerlo directamente desde Bolivia? ¿Qué es lo que sucedió?

Yo el aspecto técnico no lo conozco. Habría que preguntarle al ministro de Energía pero claramente lo que él me explicó es que la Argentina, aún queriendo importar, tiene muchísimas restricciones. Está agotada la posibilidad técnica de importar y por eso, la urgencia de tomar las medidas que tomamos para incentivar la producción. En este caso en Neuquén, en un recurso que, insisto; yace en nuestro subsuelo. Ya nos parece normal tener que comprarle a Bolivia o Chile algo que nosotros tenemos. Lo lógico es generar incentivos para que la producción se haga en nuestro país y eso lo que vamos a hacer.

También se ha comenzado con la devolución del 15 por ciento de coparticipación y está en la discusión, en el debate, algo más complejo como es una eventual reforma de la coparticipación; teniendo en cuenta que esto no se cambia desde hace mucho tiempo. ¿Se va a avanzar?

Sí, yo creo que sí. Hace un par de semanas en Córdoba nos juntamos con todos los gobernadora como lo venimos haciendo permanentemente. Creo que nos juntamos más veces en cinco meses que en los últimos veinte años, y eso es muy enriquecedor. Estamos trabajando como socios y todos tenemos el mismo objetivo: Que al Gobierno Nacional le vaya bien y que al Gobierno Provincial le vaya bien. Que a todos los argentinos en general nos vaya bien. Esto que se hizo en Córdoba fue muy importante. Por primera vez en décadas logramos ponernos de acuerdo en un acuerdo federal y por primera vez en la historia de la Argentina, ese acuerdo federal implicó que la Nación diera recursos a favor de la provincia. Esto no ocurría antes. Antes era al revés. Se hacían acuerdos para que Nación le sacara recursos a las provincias y que después con esos recursos las sometiera políticamente… Y eso se terminó a partir del diez de diciembre pasado.

Respecto de la deuda que tiene Vialidad en materia de obra pública… ¿Se ha avanzado en algo?

Entiendo que eso ya estaba. Esa parte de Vialidad no depende de mi ministerio, pero entiendo que eso ya se estaba poniendo al día.

¿Cómo quedó la relación con el ministro Aranguren? Hubo muchas especulaciones después del tema del tarifazo con él.

Nosotros trabajamos en equipo. El ministro creo que ha heredado la peor de las tareas en términos de desmantelamiento del Estado que hacíamos referencia al principio. El gobierno anterior se equivocó en muchas políticas públicas pero donde más se equivocó fue en Energía. Un área muy compleja, difícil y delicada también, porque un país sin energía es tremendamente preocupante. Nosotros trabajamos como un equipo. Los logros son de todos y también cuando nos equivocamos, nos equivocamos todos.

¿Cuándo va a ser el próximo encuentro con gobernadores? Teniendo en cuenta que han tenido tantos supongo que los va a seguir manteniendo.

Lo hemos instalado casi institucionalmente. Nos vamos a juntar como mínimo una vez por mes en diferentes provincias por el símbolo que eso significa. En Córdoba me decían que era la primera vez que se juntaban todos los gobernadores fuera de la Capital Federal. Y todos estos símbolos son importantes, como va a serlo el 9 de Julio. Son cosas que la gente está pidiendo… Que trabajemos en equipo y dejemos las diferencias partidarias porque hay muchos problemas. La gente está angustiada, no llega a fin de mes, tiene mucho miedo de perder el trabajo, la inseguridad. Son muchos problemas que tenemos que corregirlos entre todos. No hay un espacio político o un presidente por sí solo que pueda resolver tamaña cantidad de problemas en la Argentina. Y estamos aprendiendo en estos cinco meses, me parece de una manera muy rápida, a trabajar en equipo.

¿Cómo heredó el tema del tren y qué futuro tiene?

Nosotros estamos usando la construcción y la recuperación de muchas vías, muchos tramos ferroviarios porque el desarrollo de la Argentina va a implicar el movimiento de nuestra producción a lo largo y ancho del país, para la salida de los diferentes puertos y eso indispensable multiplicar las vías de comunicación. Los trenes son una herramienta fundamental. Los países de extensión tan grande como Argentina tienen ferrocarriles pero en Argentina lamentablemente, están desapareciendo. Pero eso, también es algo que empezó a cambiar a partir del diez de diciembre.

¿Cuál es el plan habitacional que tiene el gobierno de Mauricio Macri para las provincias? Sobre todo en el caso de Neuquén que tenemos un déficit habitacional importante y un crecimiento demográfico también muy importante.

Estamos trabajando con el gobernador también en este aspecto. Hemos tenido reuniones, hemos firmado acuerdos. Argentina tiene un déficit habitacional de falta de viviendas y viviendas que hay que arreglar y dignificar, de más de tres millones. El presidente se ha fijado metas concretas en estos cuatro años. Que el cien por ciento de los argentinos tenga agua potable, que por lo menos el setenta y cinco por ciento de los compatriotas tenga cloacas y solucionar al menos un millón de estos tres millones de problemas habitacionales. Es algo que no se ha hecho en décadas en la Argentina. Ponerse a trabajar con metas concretas y medibles. El presidente nos convoca una vez por mes a los ministros por separado y nos toma examen para ver cómo venimos llevando la ejecución de los programas. En el caso de Neuquén, hay miles de viviendas previstas que vamos a encarar en estos años.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados