Gobierno de la Provincia del Neuquén

La región, alterada por paro de camioneros y petroleros

El lunes 8 de julio es una evidencia para Neuquén y Río Negro del impacto que combina sindicalismo y política. Los dos gremios privados más importantes por su influencia en la actividad económica, el de camioneros y el de petroleros, pararon. Uno, el de Moyano, lo había anticipado. El otro, el de Pereyra, se adhirió abruptamente avanzada la mañana.

El tema central es parte de la coyuntura política. Porque la protesta tiene como objetivo hacerle sentir la presión al gobierno nacional de Cristina Fernández, a un mes de las elecciones primarias, y con un tema que impacta en buena parte de la sociedad: la aplicación sobre los salarios del Impuesto a las Ganancias.

Hugo Moyano y Guillermo Pereyra son socios en la CGT y en la política, desde el peronismo que ahora ya no es kirchnerista. Moyano ha creado un partido político y navega en aguas justicialistas; Pereyra compite dentro del MPN, contra el propio gobierno que encabeza Jorge Sapag, y que compite con lista propia encabezada por la vicegobernadora Ana Pechen.

Con distintos intereses, y otros comunes, los dos sindicalistas pisan fuerte en la realidad nacional. Moyano prueba una vez el poderío de su sindicato paralizando un sinnúmero de actividades que necesitan los camiones. Pereyra también, en la actividad clave de Neuquén, el gas y el petróleo. Viene de parar poco menos de un día y producir un impacto fuerte, no solo económico, sino también político, en momentos en que YPF se apresta a firmar el primer convenio grande, con Chevron, para explotar los recursos no convencionales de Vaca Muerta.

Por eso, hay problemas, y no son de fácil solución.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados