Gobierno de la Provincia del Neuquén

La Presidente reafirmó que el país pagará, pero hay muchas dudas

El gobernador neuquino, Jorge Sapag, se apresuró a solidarizarse este lunes con el gobierno de la presidente Cristina Fernández, junto a sus colegas del club petrolero. No era para menos. El fallo de la Corte de Estados Unidos sacudió y sacudirá al país. Y en ese sacudón, habrá que remendar el pacto petrolero en un nuevo escenario, de mayor dificultad para las inversiones.

La Presidente habló al país por cadena nacional de manera desacostumbrada. Sin público. Sin retórica coloquial. Con ceño fruncido. “No estoy enojada, estoy preocupada”, dijo. El enfoque de su gobierno –y del kirchnerismo en general- es interpretar el fallo de la Corte que favorece los reclamos de los fondos buitres, como una muestra más del perverso esquema global, una extorsión a esta y otras naciones en desarrollo.

Los gobernadores de la Ofephi se habían reunido antes, pero ya con el contexto de la noticia del día. Después lo hicieron con el ministro de Planificación, Julio De Vido, el de Economía, Axel Kicillof, el secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini, y el presidente de YPF, Miguel Galuccio. “Expresaron un fuerte apoyo a la política de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y la voluntad de continuar con la irrestricta defensa de los intereses nacionales frente al avance de estos deudores (SIC), cuyo accionar representa un peligro para la economía local y que, sin embargo, fueron avalados por la corte estadounidense”, informaron desde el gobierno neuquino, agregando confusión a lo que ya estaba confuso.

Nada se informó sobre el pacto petrolero, la contrapropuesta de los gobernadores al borrador de Zanini-Galuccio.

El tema, al menos por este lunes negro, quedó congelado. “No me sorprendió”, dijo después la Presidente refiriéndose al fallo de la Corte yanqui. Según dijo, ella fue la única, prácticamente, que veía venir el fallo del rechazo. Cristina hizo historia de la deuda argentina, de cómo a partir de 2003 se negoció y se pagó, a diferencia de lo que antes había sucedido. Admitió, como al pasar, que el trance lo sufre el país con apenas 30 mil millones de dólares de reserva. Es un problema, claro que sí. Y grave.

La Presidente reafirmó que el país cumplirá, es decir, pagará. El problema es: ¿Cómo?

Hasta que no se sepa ese cómo, es factible que se congele al menos por ahora la “gran” inversión en el sector energético, particularmente en el petrolero y gasífero, representado en este momento por la formación neuquina Vaca Muerta.

Crecerá, mientras tanto, la especulación política en todos los sectores. Mientras se desgarran las vestiduras en defensa de la Patria contra los buitres de turno, cada quien hará los cálculos de cómo ubicarse para aprovechar la inexorable debacle del gobierno de Cristina Fernández.

Rubén Boggi

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados