Gobierno de la Provincia del Neuquén

La Legislatura aprobó el acuerdo con YPF-Chevron

El gobierno neuquino consiguió, en una jornada que mezcló la violencia con el ejercicio democrático en un cóctel inquietante, la aprobación legislativa al acta acuerdo firmada con YPF para comenzar a explotar el yacimiento Loma Campana, en una experiencia piloto de un año que de prosperar se extenderá hasta el 2048.

La sesión de la Legislatura comenzó a las 16,35, cuando todavía no se acallaban las voces de la protesta de una nutrida manifestación que tuvo picos violentos y causó heridos, uno de ellos de un balazo de arma de fuego. De hecho, durante la sesión, se produjo la rotura de las puertas principales de acceso al edificio donde funciona la Cámara de Diputados.

La sesión tuvo un largo prólogo de discursos alusivos a la violencia registrada. Diputados opositores al acuerdo con YPF, propusieron que se suspendiera la sesión y se postergara su tratamiento. Pero, después de una ronda de urticantes discursos, en los que los diputados Jesús Escobar, Raúl Godoy y Beatriz Kreitman aludieran a la represión en duros términos, y adujeran que no podía sesionarse con “un herido de bala internado en el hospital”, la mayoría votó por la continuidad.

Los legisladores opositores optaron por retirarse del recinto. Solo quedó el diputado de Nuevo Compromiso Neuquino, Manuel Fuertes, quien explicó que pese a haber votado por la suspensión, prefería quedarse y “dar el debate, hasta lo último”.

Recién a las 19 se puso a consideración el acta acuerdo con YPF. Se esmeraron en discursos ya más calmos y argumentativos los miembros informantes de las comisiones que habían dado despacho positivo por mayoría: el diputado del Frente Grande, Raúl Podestá, y el presidente de la comisión de Hidrocarburos, el integrante del bloque del MPN, Luis Sapag.

El diputado Claudio Domínguez, muy aplaudido por una barra de funcionarios del gobierno de Sapag, que asistieron a la sesión, volvió a protagonizar un largo párrafo chicanero contra los visitantes a la manifestación de la CTA, organismos políticos y sociales, los dirigentes nacionales Pino Solanas y Jorge Altamira.

Al igual que lo que le había dicho el gobernador Jorge Sapag al premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, les recomendó que se volvieran a Buenos Aires en “bicicleta”, porque de otra manera deberían utilizar combustible, el mismo que “ellos dicen se obtiene mediante un genocidio”. Y sostuvo que no había que confundir con el tema de la contaminación. “Yo no quiero pobreza y subdesarrollo”, dijo.

Rodolfo Canini, del espacio Nuevo Encuentro al que pertenece Martín Sabbatella, batió récords de singularidad coyuntural progresista al defender casi con entusiasmo a la empresa estadounidense Chevron. Dijo que las ventajas que tendrá no están ocultas, sino explícitas, y desdeñó que se hablara sobre un avance del imperialismo en el país. Para cerrar, cerró con una frase del presidente latinoamericano más nombrado en la sesión: el peruano Correa, y sus ocurrencias filosóficas sobre la pobreza y la naturaleza.

Más contundente y clara estuvo la diputada Silvia de Otaño, quien se limitó a asumir la representación de su pueblo –Cutral Co y Plaza Huincul- para hacer una breve síntesis de la pertenencia a una cultura del trabajo afirmada en el petróleo, para justificar el respaldo irrestricto a “la nueva YPF”. Después, el diputado Darío Mattio (MPN) se encargó de hilar la plataforma de su partido con el acuerdo con YPF, para darle una legitimidad conceptual retroactiva; y cerró su discurso mostrando una foto que circuló rápidamente después de la manifestación, del diputado del Frente de Izquierda, Raúl Godoy, con una piedra en la mano. “El que me diga quién es el compañero diputado, le regalo una tacita con bolitas de Zanon”, dijo Mattio.

El diputado Daniel Andersch, del mini bloque petrolero del MPN, confirmó su voto por el despacho de la minoría, es decir, contra la aprobación del proyecto, aduciendo centralmente el desconocimiento del acuerdo entre YPF y Chevron. Defendió también la inocencia del sector ante las acusaciones de ser lobistas de Repsol. “Nunca estuvimos en contra del desarrollo energético, pero toda la vida nos vamos a poner de pie contra algo que no conozcamos”, dijo el emepenista disonante con la mayoría de su propio bloque.

El jefe del bloque del MPN tuvo una intervención original. Avisó que hablaría a nivel personal. No políticamente ni “ideológicamente”. Contrastó lo que se “dramatizó” sobre la cuestión petrolera en Neuquén, con los datos sobre la salud de la población. Y destacó que lo importante no es tanto no cometer errores, sino reconocerlos.

A las 22,53 se votó nominalmente, como había propuesto el diputado Luca. El acuerdo recibió la aprobación de 25 votos, dos negativos (Andersch y Fuertes) y 8 ausentes, los correspondientes a los legisladores que habían abandonado el recinto. Un largo aplauso coronó la votación. El gobierno había conseguido su objetivo.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados