Gobierno de la Provincia del Neuquén

La inauguración del Mundial no consiguió entusiasmar a nadie

La ceremonia de inauguración del Mundial de Brasil causó tan poco entusiasmo como sorpresa. Discreta, corta, costará justificar los 9 millones de dólares que dicen que costó. Así comenzó el Mundial más polémico de los últimos años, que incluyó una protesta con represión y heridos apenas horas antes del inicio.

Con un sonido terrible por lo malo, una coreografía discreta y sobreabundancia de colores, la ceremonia artística duró 25 minutos, e incluyó el número musical con Claudia Leitte, Jennifer López y Pitbull.

Los artistas entonaron, en el centro del campo, We are one (somos uno), la canción oficial del certamen, que tampoco provoca demasiada admiración. Después, dieron una vueltita olímpica, saludando al público, que en ningún momento dio sensación de euforia.

Hubo descoordinaciones, y la transmisión por TV no ayudó tampoco a dar brillo a lo que era ya mediocre. El puntapié inicial, por ejemplo, que daría un parapléjico auxiliado por un exoesqueleto conectado a su cerebro, todo una novedad casi de ciencia ficción, no se pudo ver porque la transmisión oficial no lo mostró.

En fin, así comenzó el Mundial de Fútbol de Brasil. Poco antes, una protesta que pretendió interrumpir el paso del seleccionado hacia el estadio, fue reprimida por la policía brasileña. Hubo 12 heridos.

En San Pablo, el 46 por ciento de la población está en contra del Mundial tal como se organizó. El 41 a favor. Una fuerte división en el distrito más politizado del país, comparable con Buenos Aires en Argentina.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados