Gobierno de la Provincia del Neuquén

Infracciones

Tres historias del tránsito en Neuquén, contadas por un funcionario municipal.

El comportamiento en el tránsito neuquino no es de los mejores, y las infracciones a las leyes, habituales. Pero a veces se registran anécdotas tan ilustrativas que vale la pena contarlas. Aquí hay tres, contadas por el subsecretario de Coordinación del Municipio capitalino, Francisco Sánchez:

  • Un inspector, después de realizar algunas actas de infracción, fue golpeado por una persona que además lo insultó y pidió explicaciones a los gritos por la multa que le habían hecho a su vehículo. Se radicó la denuncia y se procedió a labrar el acta contravencional, no sólo por la infracción del automóvil sino también por la agresión, así que el juez de faltas tomará cartas en el asunto. Obviamente, el agresor recibirá una sanción más severa por la denuncia penal en su contra que la que hubiera recibido por faltar solamente a la ley de tránsito.
  • Una hora más tarde se acarreó un auto que se encontraba estacionado obstruyendo una rampa de discapacitados. Los inconvenientes surgieron al momento de fajar el vehículo y a punto de ser removido por la grúa. Apareció la propietaria, rompió las fajas de seguridad y se subió al auto. Al darse cuenta de esta situación, el inspector le explicó a la señora que ya se había labrado la infracción y que no se podía dar (metafóricamente, claro) marcha atrás. En ese momento la propietaria sacó una credencial de la policía provincial aduciendo que por ser autoridad tenía derecho a que se le sea restituido el rodado.
  • Un inspector que se movilizaba en un patrullero advirtió un vehículo estacionado en doble fila y le solicitó al conductor que circule. La señora que se encontraba manejando dio vuelta la manzana y volvió a estacionar indebidamente en el mismo lugar. Al observar esto, el agente reiteró la orden pero esta vez la conductora se negó a mover el auto. Por lo tanto se le labró un acta y se le pidió la licencia de conducir. No tenía su licencia ni ninguna de la documentación obligatoria, por lo que se llama a la grúa para remover el vehículo. Al ser informada la propietaria sobre el acarreo, llamó a su marido y entre los dos y gente que pasaba por allí, insultaron y arrojaron basura a los inspectores de tránsito que estaban trabajando. Finalmente, con intervención policial se logró trasladar el rodado.
Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados