Claves para reparar y nutrir el cabello en otoño

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Muchas veces el inicio de la temporada otoñal es el momento ideal para empezar recuperar el pelo. En esta época del año, el cabello manifiesta signos de alerta -post verano pidiendo nutrir y rehidratar en profundidad con la ayuda de buenos tratamientos y buenos productos.

“Si notamos resequedad, falta de brillo, opacidad, pérdida de color, poca peinabilidad, puntas abiertas o dañadas, florecidas, esto sucede por la continua exposición al sol que tuvimos los meses de verano, la exposición al cloro, al mar viento agentes externos, más si el pelo tiene trabajos técnicos previos como alisado, decoloración o coloración”, afirmó el técnico en Alfaparf Group, Martín Monthelier.

Los cambios se deben a que el cabello perdió sus componentes principales como lo son las proteínas, los lípidos y el agua. La mejor forma de solucionarlo es devolverle al cabello lo que perdió y prepararlo para las agresiones del invierno el frío, el viento con baños de nutrición y la reconstrucción.

“Lo más importante es devolverle al cabello lo que ha perdido de acuerdo a cada tipo de pelo”. Monthelier enumeró tres diferentes modelos de cabello y cómo poder tratarlos en casa:

1. Pelo Dañado o desfibrado. Es el cabello que se ve florecido en puntas. Necesita de proteínas para devolverle la estructura al cabello para volver a fortalecer la estructura. Dentro de las rutinas para lograrlo se debe usar un tratamientos intensivos combinados con ampollas y máscaras reparadoras. “Los shampoos recomendados son los que tienen base de queratina, un aliado clave a la hora de reconstruir la fibra capilar”, afirmó Monthelier. Lo ideal sería utilizar en promedio dos veces por semana la combinación de las máscaras con las ampollas a base de queratina

2. Cabello seco o muy seco. Se caracteriza por la opacidad del cabello y la poca peinabilidad. Esto se produce por la pérdida de lípidos, los cuales se los puede devolver utilizando productos con bases de aceites vegetales como el coco, la palta, oliva, macadamia y el argán. Todos estos brindarán los lípidos necesarios para nutrir en profundidad y devolverle el brillo perdido, dejándolo dócil y sedoso. La clave será al menos una vez por semana.

3. Rubios no deseados. Muchas veces los tonos rubios tienden después del verano a modificar el color volviéndose verdosos o incluso poniéndose más amarillos. En estos casos existen productos como el desamarillador, que bien utilizados en casa pueden ayudar a combatir esos tonos que en forma  en una sola de aplicación de 30 minutos neutraliza el tono amarillo. Este producto debe ser utilizado en los casos en donde solamente predomine el color amarillo.

Rutina para el cuidado diario

“Se sabe que no todos los cabellos deben lavarse con la misma frecuencia, esto sería un principio a respetar siempre. En cuanto al shampoo, se debería utilizar el adecuado dependiendo el tipo de cabello, y si el lavado semanal, es diario o día por medio. Con respecto al acondicionador, hay que utilizarlo en cada lavado para obtener suavidad y brillo, aplicándolo únicamente de medios a puntas. En el caso de aplicar la máscara, como máximo utilizarla una vez por semana. La ampolla también sería una buena opción cuando buscamos dar brillo o protección de color. Se puede utilizar mezclándola con la máscara o bien, sola. También con la misma frecuencia de la máscara. Esta se utilizará en conjunto con la máscara para potenciar el tratamiento”, agregó el experto.

Fuente: Infobae

Share.