Maternidad: cómo es el parto junto a una doula

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Cada vez más mujeres se forman para acompañar a las parejas en momentos claves como el parto y los primeros tiempos de la lactancia.

Una doula es una mujer experimentada en la maternidad, que la ha vivido y atravesado. Y desde ese lugar, acompaña en lo emocional a otras mujeres que se encuentran transitando el mismo proceso: la guía, le despeja los temores, le brinda información útil y, sobre todo, la acompaña desde la empatía y amorosidad porque ella ya conoce las dudas y temores de cada etapa y necesitó anteriormente contar con esas herramientas.

Romina Noya es madre de dos niños, Felipe y Benicio. El primero nació por una cesárea que ella consideró innecesaria y el segundo, por parto vaginal en una institución en compañía de su marido y una doula. Luego de esa experiencia, decidió acompañar a otras mujeres para que ellas también pudieran tener un parto respetado, y se formó como doula, asesora en lactancia y puericultora. Hoy forma parte del equipo de puericultoras que atiende en el Hospital Diego Thompson, en el partido de San MartÍn.

Todas nos merecemos pasar por la experiencia de ser acompañadas, escuchadas, sostenidas, lo digo también como mujer que decidió contar con una doula en la gestación. Está comprobado mediante estadísticas que la mujer que es acompañada reduce altamente la tasa de intervenciones, las probabilidades de cesáreas no necesarias, disminuye el uso de analgésicos y anestésicos, se instala la lactancia con mayor facilidad, fortalece el vínculo bebé-mamá/papá en el parto, puerperio y lactancia, brindando además apoyo a otros miembros de la familia”, explica.

La Organización Mundial de la Salud no sólo reconoce la figura de la doula sino que recomienda la compañía de la misma durante la gestación, parto, puerperio y lactancia.

¿Cuándo convocarlas?

Cuanto antes puedan conocerse y comenzar a trabajar juntos, mejor. “Es importante el vínculo y la confianza en la relación doula-mujer/pareja. Hay casos que consultan por el acompañamiento antes de concebir, otros ni bien se enteran que están gestando y también mujeres que nos convocan con la gestación avanzada, entre la semana 36 y 38“, cuenta Romina.

El tiempo de finalización de sus servicios también es optativo: hasta que la pareja lo necesite. Muchas mujeres solicitan consultar durante la lactancia o el puerperio, incluso. La relación puede extenderse.

Más allá de lo temores y decisiones, y de la garantía que a priori ofrece una institución médica, hoy la mujer tiene que saber que no está sola para transitar ese instante intransferible: parir.

Fuente: Infobae

Share.