Cancer de Piel: cuidados y prevención

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El melanoma es un tumor maligno que se origina en las células que producen el pigmento que le da color a la piel. Detectado a tiempo, casi siempre es curable y existen altas chances de extirparlo antes de que progrese en profundidad y se disemine. Una serie de medidas de prevención de cara a la temporada de mayor exposición solar.

La exposición al sol u otras fuentes de radiación ultravioleta (RUV), como las camas solares, constituyen la principal causa del envejecimiento y el desarrollo del cáncer de la piel. Las RUV ocasionan un daño acumulativo e irreversible en la estructura cutánea. Por ese motivo, es fundamental evitar el daño solar desde una edad temprana.

A pesar de las medidas de prevención y el diagnóstico temprano, los casos de cáncer de piel se han incrementado a nivel mundial en las últimas dos décadas. Y Argentina no escapa a este incremento.

El diagnóstico de cáncer tiene aún una carga negativa para las personas. Se lo percibe como un momento de no retorno y sin posibilidad de sobrevida, pero se trata de una falsa idea que lleva al aislamiento y a estigmatizar a las personas.

Según registros del Ministerio de Salud de la Nación, 9 de cada 10 casos de cáncer de piel se deben a la exposición solar. La razón de esto es que la piel absorbe de forma continua la radiación ultravioleta que emite el sol a lo largo de toda la vida.

Se estima que una persona al cumplir 18 años ya se expuso al 80% del total de rayos ultravioletas que absorberá en toda su vida, de allí la importancia de adoptar hábitos saludables ante la exposición solar durante todo el año, no sólo en verano, y realizar controles frecuentes de los lunares de forma personal como también con un especialista.

Precauciones básicas que deben tomarse al momento de exponerse a los rayos del sol:

  • Es fundamental evitar la exposición solar en horarios del mediodía, entre las 11 y las 16 horas, ya que en este momento la sombra que proyecta el cuerpo es más corta y el sol brilla desde el centro del cielo con mucha intensidad.
  • No se debe exponer al sol a bebés y niños pequeños hasta los 6 meses de vida (principalmente porque hasta este momento no pueden utilizar protectores) y hasta los 3 años, por lo menos, protegerlos con ropa de algodón, sombreros y FPS superior a 15.
  • La aplicación de protector solar es fundamental en cada exposición al sol. Utilizar un producto de amplio espectro protector (con filtros UVB-UVA), con factor de protección solar 30 o mayor. Colocarlo media hora antes de la exposición, para que la piel pueda absorber los ingredientes activos y renovarlo cada 2 horas.

Fuente: Infobae

 

 

 

Share.