Lo que necesitas saber para esta Temporada de Pesca Deportiva

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Nota de @ViajoConVos por Marcelo García.

La temporada de Pesca Deportiva comenzó ayer, 1º de noviembre de 2018, y se extenderá hasta el 31 mayo de 2018.

Sobre los permisos

Es importante aclarar que el permiso de pesca es personal e intransferible. El pescador está obligado a portar el permiso de pesca y exhibirlo cada vez que le sea requerido por la autoridad de contralor. El formulario del permiso de pesca está incluido en la página 75 del reglamento, y deberá poseer el estampillado correspondiente y una foto del pescador (en caso de no colocarle foto, se deberá acreditar identidad exhibiendo un documento).

Para comprarlos pueden acercarse a Félix San Martín 182 de Neuquén Capital o en cualquier ente autorizado para la venta del mismo. Ante la duda consulte en la oficina de informes turísticos del lugar que desea visitar para practicar la actividad.

El valor de los permisos se establecieron en $125 el día para residentes en el país, $250 por la semana y $500 por toda la temporada.

En el caso de los pescadores no residentes en el país, se estableció la licencia en $750 por día, $2.000 por semana y $3.000 por la temporada completa. Mientras que los jubilados, pensionados y residentes en la provincia de Río Negro, mayores de 65 y menores de 12 años, pueden realizar este deporte sin cargo, de acuerdo a la normativa vigente.

Por otra parte, para pescar con modalidad de arrastre o trolling, la tarifa se fijó en $250 diarios, $500 la semana y $1.000 por toda la temporada.

Se recomienda a los usuarios revisar la reglamentación que se entrega con el permiso de pesca, previo a dirigirse al lugar elegido para iniciar la actividad, o bien consultar el Reglamento de Pesca Deportiva Continental Patagónica en la página web: www.reglamentodepesca.org.ar

Restricciones

Es importante saber que las siguientes actividades están prohibidas en la Patagonia:

  • Pescar desde embarcaciones en los lagos o lagunas dentro de un círculo imaginario de 200 metros de radio con centro en la naciente o la desembocadura de un río o arroyo (consultar excepciones en los Anexos de la Parte Segunda).
  • Pescar con embarcaciones a la deriva arrastrando anclas o muertos sobre el fondo (garreo).
  • La caza subacuática.
  • Usar explosivos, sustancias tóxicas o cualquier elemento que pueda producir perjuicios a la vida acuática.
  • Pescar con redes, trampas, espineles, arpones, fijas, garfios o armas de cualquier tipo y la utilización de cebado.
  • Obstaculizar el paso de los peces mediante bastidores, mamparas, diques, tajamares, etc.
  • Comercializar el producto de la pesca deportiva en cualquier forma.
  • No rotar las bocas; detenerse en un ambiente de pesca cuando avanza otro pescador.
  • Causar contaminación o deterioro de los ambientes y su entorno (Ej. lavar vehículos en las costas, arrojar residuos, cortar plantas acuáticas para ingresar a sitios de pesca).
  • Abandonar en los ambientes de pesca: tanzas, señuelos,  envoltorios y restos de pescado, fuera de los lugares habilitados.
  • Encender fuego fuera de sitios autorizados.
  • Pescar en los ríos y arroyos aguas arriba y abajo de todas las obras que impiden el libre paso de los peces, dentro de la distancia determinada por la autoridad competente.
  • Extraer peces en lugares artificiales de encierro, tales como canales, pulmones, vertederos y bocatomas.
  • Mantener en cautiverio peces capturados en el medio silvestre.
  • Transportar organismos acuáticos vivos de cualquier especie y estadio de desarrollo sin autorización de la autoridad competente.
  • En ambientes en los que no está permitida la pesca, se prohíbe la portación de equipos de pesca armados y en condiciones de ser utilizados. En ambientes de uso exclusivo para una modalidad, se prohíbe la portación de equipos de pesca armados y en condiciones de ser utilizados que no se correspondan con la modalidad permitida.
  • Se encuentra prohibido ingresar con motores de dos tiempos carburados en los ambientes donde esté restringido su uso para la navegación, aún cuando no se utilicen y sean auxiliares.
  • La utilización de elementos de anclaje para las embarcaciones que contengan plomo, líneas con plomo y plomadas para la práctica de la pesca.
  • La utilización sin sujeción segura de acumuladores o baterías para motores de embarcaciones.

Devolución obligatoria

En los ríos y arroyos, incluyendo sus nacientes y/o desembocaduras en lagunas y/o lagos y hasta 200 metros en ambas costas de estos, deben liberarse todos los peces que se pesquen (consultar excepciones en los Anexos de la Parte Segunda). En los ambientes de devolución obligatoria, debe utilizarse un solo anzuelo simple sin rebaba o con la rebaba aplastada y los peces deben devolverse vivos, siguiendo el procedimiento especificado en el reglamento.

Share.