Neuquén pone plata para obras frenadas por ajuste nacional

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El gobernador Omar Gutiérrez firmó los decretos 1480, 1425 y 1481 que garantizan la continuidad de obras educativas y de Salud, que tenían financiamiento nacional frenado por el ajuste, en distintas localidades de la provincia, con dinero del Tesoro provincial.

De esta forma, la Provincia amortizará parte de los 832 millones de pesos que demandan la ejecución de las 13 obras acordadas con Nación y contempladas en el plan de financiamiento 70/30.

Las obras de los 13 establecimientos de Salud y de Educación totalizan 832.129.456 pesos de acuerdo con el contrato inicial, de los cuales el 70 por ciento que corresponde financiar a Nación es de 582.490.619 pesos. A valores actualizados, esos montos también contemplan 235 millones de pesos estimados en concepto de redeterminación de precios.

Al respecto, el gobernador Omar Gutiérrez manifestó que “la Provincia va a poner el cien por ciento de las obras y en forma paralela solicitaremos los fondos que el gobierno nacional nos tiene que dar, pero mientras tanto pondremos los recursos para darles continuidad y finalización a obras como la construcción del hospital de San Martín de los Andes”.

Gutiérrez sostuvo que “vamos a defender lo nuestro. En los distintos andariveles de conciertos provinciales y nacionales hay avances y retrocesos que nos han permitido profundizar la huella del avance que en la provincia tiene un modelo de conducción libre e independiente con factores de decisión local”.

“Neuquén es desarrollo e inversión, no ajuste. Tenemos la firme decisión de garantizar la ejecución de obras que brindan calidad de vida neuquina. No son tiempos para hacerse los distraídos o desentendidos, estamos comprometidos con la construcción de la mejor provincia”, dijo el gobernador neuquino.

El subsecretario de Obras Públicas, Ricardo Esteves comentó que las transferencias financieras de Nación “no llegaron en tiempo y forma, por lo que algunas obras corren riesgo de paralizarse por el rompimiento de la ecuación económica financiera que afecta a las empresas”.

Ante este panorama, “se corre el riesgo de que se paralicen las obras de forma que para el próximo ciclo lectivo no contaríamos con los establecimientos y también se caen fuentes laborales”, expresó.

Share.