¿Qué colores vestir según el estado de ánimo?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Cada color tiene su significado y representa un tipo de energía, y el color de la vestimenta dice mucho de la personalidad de quien la viste.

Como es costumbre, en días soleados se esperan colores brillantes y llamativos, mientras que cuando el clima empeora nos encontramos con colores más apagados que no resalten tanto.

El significado de cada color, el estado de ánimo que representan y en qué prendas predominan:

Blanco: Aporta seguridad, limpieza y pureza. Su energía es perfecta, con inocencia e integridad. Representa la libertad y la divinidad. En la moda, este color está representado en los diseños de vestidos de novia y las celebraciones de año nuevo. Para algunas culturas, es el color de las diosas y la sanación. Las camisas y los vestidos son los más representativos para el color.

Negro: Posee una gran energía positiva. Representa la oscuridad, la presión para evolucionar, la disciplina y sale del estado de confort. Quien se viste de negro demuestra autoridad. Es un color seductor en géneros como el encaje en la ropa interior. Esta tonalidad es considerada como un básico del guardarropas y un comodín en muchas ocasiones.

Amarillo: Es un color alegre, se lo asocia con la felicidad y el sol. En algunas culturas es un color sagrado. Pocas veces se lo suele ver en la indumentaria ya que es un color llamativo y estridente, pero hay algunas personas que sí se animan a una prenda. Otros, solamente lo eligen para accesorios o pequeños detalles.

Rosa: Es el color del amor, la inocencia y la juventud; es armonioso y da sensación de paz. Hay varias tonalidades en las gamas de los rosados. Desde un rosa bebé, rosa viejo hasta un fucsia estridente. En la indumentaria, todas las prendas siempre cuentan con la tonalidad, hasta en la indumentaria masculina, que dejó de ser un color tabú, y el rosa se impone para las camisas o los sweaters de hombre.

Rojo: Tiene fuerza, simboliza la pasión, la energía. Aumenta los latidos del corazón, por eso para vestir este color se debe tener ánimo y energía. Zapatos, vestidos y lencería son las tipologías que más se comercializan en este color. A su vez, en la cosmética, es usual verlo en las uñas y en los labios.

Azul: Transmite eficiencia, lealtad y sabiduría, aunque los diferentes tonos de azul pueden transmitir diferentes sensaciones. Desde el hielo -muy claro, casi blanco- uno eléctrico y el oscuro -también llamado azul noche- que hoy es “el nuevo negro”, que reemplaza a la perfección el negro para las salidas nocturnas, en vestidos para fiestas o reuniones importantes. Tiende a estilizar la figura y en ciertas ocasiones es mejor que el negro.

Verde: Es el color de la naturaleza, de lo orgánico, del crecimiento y la vida. Trae sensaciones de calma siendo también asociado a la salud y al equilibrio. 

Naranja: Color asociado a la diversión y la energía; a su vez también genera entusiasmo, alegría, éxito y creatividad. Se lo suele ver en detalles y accesorios. Y es ideal para la comunicación rápida ya que logra que el ojo capte la atención.

Violeta: Es un color invasivo. Es de la realeza, asociado con la riqueza y la
prosperidad. Representa al futuro, la imaginación y los sueños. Genera misterio pero transmite sensualidad y elegancia. Ideal para generar meditación y reflexionar.

Marrón: Es el color de la tierra, por eso se lo asocia con lo estable, lo natural y lo orgánico, ideal cuando “se quiere bajar a tierra”. Sin embargo, esta tonalidad hace que la persona no se vea pretenciosa ni ambiciosa. En la indumentaria, el color marrón se utiliza en el calzado y la marroquinería.

Gris: Genera confianza, estabilidad, sofisticación, tranquilidad y es reservado. No es recomendado utilizarlo si la persona está triste o en días nublados, ya que energéticamente no es un color emocional y genera efectos melancólicos. Generalmente se lo ve en los abrigos del invierno y remeras básicas.

Info vía Infobae.

 

Share.