Vértigos: Causas, síntomas y tratamiento

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El vértigo se define como una sensación de movimientos o giros que a menudo se asocia a los mareos. Esta alteración no es lo mismo que sentirse aturdido; las personas que lo padecen sienten como si el mundo estuviese girando a su alrededor.

Causas del vértigo

Existen dos tipos de vértigos, periféricos y central; por lo que sus causas son diferentes. Veamos:

Vértigo periférico

Se debe a un problema en la parte del oído interno que controla el equilibrio. De igual forma, puede involucrar el nervio vestibular, el cual es el encargado de conectar el oído interno y el tronco encefálico.

Generalmente, sus causas son:

  • Ciertos medicamentos como antibióticos aminoglucósidos, cisplatino, diuréticos o salicilatos.
  • Presión en el nervio vestibular, por lo general, un tumor no canceroso, como meningioma o schwanoma.
  • Enfermedad de Ménière.

Vértigo central

Este es producto de un problema en el cerebro. Frecuentemente, en la parte posterior del cerebro, (cerebelo).

Sus causas derivan principalmente de:

  • Enfermedades vasculares.
  • Migraña.
  • Accidente cerebrovascular (ACV).
  • Tumores (cancerosos o no).

Síntomas del vértigo

Mareos, náuseas y vómitos son los principales síntomas del vértigo. En muchas otras personas, los síntomas pueden ser problemas para enfocar la visión, pérdida de la audición, pérdida del equilibrio y zumbido en los oídos.

Si los vértigos son producto de problemas en el cerebro, los síntomas pueden variar, presentando: dificultad para masticar, visión doble, parálisis facial y debilidad en las extremidades.

Tratamiento para los vértigos

Entre los principales tratamientos para ayudar a resolver los síntomas de los vértigos, destaca la fisioterapia, pues puede ayudar a mejorar los problemas de equilibrio.

Y la prescripción de medicamentos para tratar los síntomas del vértigo periférico, como náuseas y vómitos.

El vértigo puede interferir en la conducción de vehículos, el trabajo y el estilo de vida. Asimismo, puede provocar caídas que pueden, a su vez, llevar a muchas lesiones, incluso fracturas de cadera.

Share.