Nigel: Muere el pájaro que se enamoró de una estatua

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Los técnicos de gestión de la fauna del Departamento de Conservación, colocaron unas estatuas de hormigón aparentando ejemplares de una especie que, antiguamente, era muy habitual, el alcatraz australiano.

Curiosos entre las estatuas

Con el transcurrir del tiempo, varios alcatraces se arrimaron a hurgar entre las estatuas, pero solo uno había permanecido de forma permanente entre las estatuas de cemento. Durante los últimos cinco años, los biólogos han seguido la curiosa conducta de uno de los animales llamado desde entonces, Nigel.

Fue reconocido como el pájaro más solitario del mundo

Algunos medios catalogaron a Nigel, como el pájaro más solitario del mundo, ya que ninguno de los otros emplumados había persistido tanto tiempo entre las estatuas, ni mucho menos, tratar de anidar en alguna de ellas.

Es un ritual de pareja, propias de la especie.

El amor entre el ave y la estatua llega a su fin

La imposible relación de amor entre Nigel y la estatua, culminó a mediados del mes de enero, cuando uno de los equipos de seguimiento del proyecto descubrió al ave sin vida cerca de su estatua preferida.

Hoy día, en la zona se encuentran otras aves veloces que curiosean el lugar, pero los visitantes de la isla, así como los periodistas de los medios locales, extrañan ver al solitario y romántico Nigel cerca de su amada.

El enamoramiento del ave con la estatua causó gran impacto social, al punto de llamar a propios y extraños, con el único fin de ver al ave cerca de su amada estatua.

Share.