Los deportes de alto rendimiento no siempre son saludables

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Siempre se ha dicho que practicar algún deporte es muy importante para mantenernos sanos. Sin embargo, con el desarrollo de las ciencias del deporte, el entrenamiento de los atletas de alto rendimiento es más exigente cada día, lo que es vital para lograr los retos que le atribuye el sistema de competencias actual.

Es por esto que, se dice que el deporte de alto rendimiento no es sinónimo de buena salud, puesto que por su naturaleza existen dos riesgos claves: el control de su intensidad, y la posibilidad de lesiones que afectan al sistema osteoarticular y muscular.

Sumándole a esto, el adelgazamiento casi anormal que presentan algunos atletas, producto de los extensos entrenamientos que requieren las disciplinas que practican.

Daños a la salud según deportes de alto rendimiento

El tipo de deporte que se practica es importante, pues existen diferentes lesiones y diferentes riesgos según el tipo de disciplina; por eso, se debe conocer con anticipación:

Tenis

La típica lesión es la epicondilitis, que es la inflamación de la inserción de los músculos extensores de la mano en la zona externa del codo.

Golf

La lesión más común es la epitrocleitis, referida a la inflamación de la inserción de los músculos flexores de la mano en la cara interna del codo.

Voleibol y baloncesto

En los deportes de saltos como el voleibol y básquetbol, es más frecuente la tendinopatía del tendón rotuliano.

Boxeo (lucha) y Judo

Es común la denominada “oreja en coliflor”, que es producida por continuas lesiones en las partes blandas y exteriores de la oreja.

Corredores y caminantes

La fractura por stress es el típico ejemplo de lesión por sobreuso (ruptura de tejidos) y es frecuente en estos atletas.

Así como estos, existen otros deportes intensos que generan más consecuencias y, que atentan contra nuestra salud.

Share.