Epilepsia al volante: cómo contrarrestar sus efectos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La epilepsia es una enfermedad causada por un desequilibrio en la actividad eléctrica de las neuronas, en alguna zona del cerebro.

Se identifica por uno o varios trastornos neurológicos que dejan una predisposición en el cerebro a padecer convulsiones recurrentes, que suelen generar consecuencias neurobiológicas, cognitivas y psicológicas.

Los episodios, habitualmente, duran apenas unos segundos o unos minutos, después de los cuales finaliza, y el cerebro vuelve a funcionar con normalidad.

El tipo de convulsión depende de la parte del cerebro afectada y la causa del síndrome epiléptico.

¿Qué puede suceder ante un episodio epiléptico?

El conductor epiléptico corre el riesgo de tener y causar un accidente automovilístico en camino, pues, al sufrir una crisis epiléptica sus movimientos y comportamientos se ven alterados y fuera de sí, e incluso puede perder la noción de lo que sucede a su alrededor; bien sea como efecto secundario de la medicación o producto del choque eléctrico en la zona cerebral.

Cómo evitar el índice de accidentes automovilísticos

Si sufres de alteraciones epilépticas, considera:

  • Evitar los períodos prolongados de conducción sin descansos.
  • Mantener un ritmo de sueño constante.
  • Aprender todo lo posible sobre tu enfermedad.
  • Conocer los efectos secundarios de tus medicamentos.
  • Aprender a evitar las situaciones desencadenantes.
  • Evitar conducir en la primera semana de un nuevo tratamiento o tras un incremento de la dosis.
  • No suspender bruscamente el tratamiento.
  • No ocultar las crisis a tus médicos, pues puede derivar en tratamientos inadecuados, lo que aumentaría el riesgo de padecer nuevos ataques y tener un accidente.
  • Preguntar siempre a tu neurólogo, si puedes conducir.
  • Los pacientes con secuelas neurológicas que interfieran con la conducción, NO pueden conducir.
  • Todos los epilépticos que a pesar del tratamiento, puedan tener riesgo de pérdida de conciencia, NO pueden conducir.

Conocer más sobre la epilepsia podría evitarte un accidente automovilístico.

Share.