Colesterol bueno vs. Colesterol malo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Todas las personas tenemos dos tipos de colesterol. Uno, que agarra las grasas de las células y de las paredes de las arterias y las lleva al hígado para que las procese o las metabolice, también conocido como colesterol bueno (HDL).

Es decir, el HDL rastrea la sangre para encontrar el colesterol malo y lo envía al hígado para eliminarlo. Este, disminuye la inflamación en el cuerpo e incluso puede contrarrestar los efectos del alzheimer.

En cambio, el colesterol malo (LDL) toma la grasa del hígado y la deposita en las diferentes células y en las paredes de las arterias entorpeciendo el flujo de sangre y, aumentando el riesgo de que se tapen.

QUÉ HACER PARA AUMENTAR EL HDL

Todo comienza adoptando hábitos saludables. Además:

Incluye los alimentos idóneos a tu ingesta diaria

Consume grasas saludables, ya que disminuyen el colesterol general, pero mantienen los HDL. Estas, se encuentran en los frutos secos como almendras, maníes y nueces. Igualmente, aguacate, aceite de oliva, aceite de ajonjolí, entre otros.

Además, incluye las carnes magras a tu dieta balanceada; tienen un nivel muy bajo de grasa y un índice de proteínas más elevado que el resto de carnes. Por ejemplo, pollo, pescado, pavo, conejo, entre otros.

Y no olvides, elegir lácteos descremados.

Haz ejercicio

Practica cualquier deporte o actividad física por lo menos media hora, cinco veces por semana.

QUÉ HACER PARA DISMINUIR EL LDL

Una simple rutina diaria basada en hábitos saludables, podría optimizar tu calidad de vida:

Consume alimentos ricos en fibra

Incluye avena, carbohidratos y cereales integrales como las nueces y las almendras, pueden ayudarte a disminuir tus niveles de LDL.

Incluye alimentos altos en grasas omega-3

Tales como pescados, semillas de lino, aceite de linaza y suplementos de aceite de pescado pueden ayudarte a disminuir tus niveles LDL y, aumentar tus HDL.

Por ejemplo, incluye el salmón, platija, bagre, sardinas, entre otros.

Limita el consumo de grasas saturadas

Como mantequilla, crema batida y grasas trans, como la margarina, comida rápida, tortas, galletas, productos de pastelería, entre otros.

Esforzarte por aumentar tu colesterol bueno te ayudará a reducir tu riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca y un derrame cerebral.

Share.