Reglamentaron, 24 años después, la seguridad para niños en autos

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Mediante un decreto publicado en el Boletín Oficial que reglamentó varios artículos de la Ley de Tránsito, el Ministerio de Transporte estableció que los niños de hasta 10 años deberán utilizar silla de seguridad cuando viajen en auto, siempre en el asiento trasero.

La medida modifica el artículo 40 de la ley y establece dentro de los requisitos para circular que “los menores de diez (10) años deben viajar sujetos al asiento trasero, con el Sistema de Retención Infantil homologado al efecto, en relación a su peso y tamaño”.

Así, se modifica la ley de tránsito, que estuvo 24 años (desde 1994) vigente sin precisar la modalidad en que debían viajar los niños en los vehículos.

En Neuquén hubo una dramática muestra de la necesidad de cumplir con la disposición: una nena de 2 años murió, según se confirmó este jueves, tras sufrir un accidente dentro del automóvil que conducía su padre, el último sábado.

La reglamentación no aclara, sin embargo, cuál es el límite de peso y tamaño que debe tener el menor. Justamente este punto fue el que criticó el Observatorio Vial Latinoamericano.

Hasta ahora, la ley establecía sólo que los menores de 10 años debían viajar en el asiento trasero, y con este cambio se le agregó que “deben viajar sujetos al asiento trasero, con el Sistema de Retención Infantil homologado al efecto, en relación a su peso y tamaño”.

Fabián Pons, presidente de OVILAM (Observatorio Vial Latinoamericano), puso reparos a la reglamentación: “Así como quedó, está a medias. No está explicado lo que hay que explicar, el problema no es la edad sino la altura y el peso. La banda pectoral debe tomar siempre la zona del centro de la clavícula. Pero ¿qué pasa si mide 1,40 metros y está sin la sillita y sólo con el cinturón colocado? Si choca, se ahorca”.

El especialista en Seguridad Vial también afirmó “dice que el SRI debe estar homologado pero acá en Argentina no hay ningún centro de homologación. Se utilizan las de afuera, pero muchas pueden ser truchas”. Y explicó que “en las últimas pruebas que se hicieron de sillitas las mayores falencias las encontraron con los choques laterales. Ante el choque se partían y se clavaban en las costillas de los chicos”.

Share.