Gobierno de la Provincia del Neuquén

Histórica goleada le asestó Boca a River, en Mendoza

La revancha “amistosa” entre Boca y River, en Mendoza, fue atípica, sorprendente, inédita. Porque ganó Boca 5 a 0. Y porque River terminó el partido con ocho jugadores, después de tres expulsiones.

Estas cosas, en el fútbol, suceden de vez en cuando, y dejan marcas indelebles en la historia. Boca liquidó el partido con tres goles en 30 minutos, antes de que River entrara en la debacle expulsiva. Fue con tres jugadas rápidas, la primera de Cristaldo, que aprovechó un resbalón de Maidana y metió un zurdazo fuerte, inatajable; la segunda, un excelente pase en cortada para el contraataque de Chávez, que definió Palacios; la tercera, Chávez, habilitado otra vez en cortada y de contra, enfrentando a Barovero y venciéndolo con simpleza.

Esos tres goles sacaron a River del partido, y lograron pulverizar todo un esquema de juego que había sido probado con éxito el último año, permitiéndole a River ganar la Copa Sudamericana. Después, un poco el árbitro, otro poco el poco sentido común de los jugadores, dejaron al equipo de Gallardo con ocho, y Boca sintió el deber de marcar más goles, aprovechar para obtener un resultado histórico. Convirtieron Calleri y Betancur, para dejar sellado el 5 a 0.

La mitad del estadio se había ido a la casa a esa altura. La otra mitad era un jolgorio que hacía mucho no tenía la hinchada boquense.

Fue un partido distinto, que dejará marcas más allá de la calidad de amistoso del fútbol de verano. River, queda sumido en una crisis que no se veía venir. Boca, de repente parece consolidado, seguro, tranquilo.

Cosas del fútbol.

 

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados