Gobierno de la Provincia del Neuquén

Habló la Presidente pero no tocó los temas del día (dólar oficial en 7,14)

Este miércoles fue una jornada reveladora para entender la realidad de la coyuntura político-económica. El discurso de Cristina Fernández, la marcha de los mercados, los números de las reservas del BCRA, constituyen un solo cuadro, que algunos exageran y otros niegan. Veamos:

  • Cristina Fernández volvió a pronunciar un discurso por cadena nacional, después de un largo silencio que –dijo- fue utilizado por la oposición para sembrar dudas (injustificadas, según la Presidente) sobre el ejercicio del poder. Anunció un nuevo plan social, de subsidios, para jóvenes. Dedicó amplios tramos de su oratoria a destacar los logros de su gestión. No despejó ninguna duda sobre la economía, porque directamente no tocó el tema. Primera gran preocupación: el gobierno sigue retroalimentándose de hechos pasados, muestra muy poco en el presente, y no aclara incertidumbres sobre el futuro.
  • A ocho meses de jurar Cristina Fernández que si querían una devaluación en Argentina, deberían esperar a otro presidente, el dólar oficial (legal y bajo el cepo) cotizó a 7,14 pesos. Es decir, en solo un día el gobierno devaluó el peso 3,5 por ciento. El dólar marginal, que el gobierno ubica en la categoría del delito, pero que es el único que se consigue, superó los 12 pesos. De todo esto no dijo nada la Presidente, como si todo estuviera fríamente calculado.
  • Las reservas del Banco Central sigue cayendo y se han instalado por debajo de los 30 mil millones de dólares (estuvieron en 50 mil, en los mejores momentos del kirchnerismo), mientras el ministro de Economía Axel Kicillof dice que las usará para pagar la deuda con el Club de París, grupo de acreedores destacados con el que asegura inició una negociación en buenos términos, que será larga pero seguramente fructífera, sin resignar un ápice del enfoque ideológico usado hasta el presente. Al mismo tiempo, los voceros del Club de París dicen que no han iniciado todavía negociación formal alguna. Se juega en este caso la necesidad imperiosa del gobierno de financiarse, cosa que no podrá hacer si no arregla primero el default existente. De todo esto tampoco habló la Presidente, en una impecable muestra de que prefería tocar el tema de las estampillas, o del significado de la palabra reaparición, que contrastó con la tétrica “desaparición”, mediante mención a Hebe de Bonafini y Estela de Carlotto.
  • Siempre en el mismo día miércoles, la AFIP aumentó la presión de control y restricción sobre los dólares, ya sin disimular que se busca meter miedo en los ciudadanos comunes para que abandonen su pretensión de confiar en la moneda estadounidense más que en el peso argentino. El tope de dos compras al exterior por Internet no tiene sustento constitucional alguno, y reaviva los peores fantasmas chavistas que le endilga al gobierno la oposición de derecha.

En resumidas cuentas: el gobierno habló, y lo único que quedó en claro es que no está haciendo otra cosa que desconocer, al menos desde lo que dice, lo que preocupa a tanta gente en Argentina, que es la marcha de la economía.

Por eso, lo que más preocupa es que el gobierno diga que no está preocupado.

Rubén Boggi

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados