Gobierno de la Provincia del Neuquén

Estrago culposo

Acusaron a los tres imputados por el derrumbe del supermercado Cooperativa Obrera.

El fiscal del caso que investiga el derrumbe del edificio de la Cooperativa Obrera en Neuquén, donde murieron siete personas,  Marcelo Jara,  acusó a los tres imputados del delito de estrago culposo seguido de muerte.

La acusación la efectuó durante una audiencia realizada este lunes, dirigida por el juez de garantías Marcelo Muñoz. Durante la audiencia, los defensores solicitaron el sobreseimiento de los tres imputados, medida que fue desestimada por el juez.

El fiscal del caso sostuvo que Néstor Guerrero, propietario del local; el arquitecto Alberto Diez y el capataz José Silva,  cometieron el delito de estrago culposo seguido de muerte, en calidad de coautores (artículo 189 del Código Penal).

La acusación, fue respaldada por los abogados querellantes que representan a los familiares de las víctimas del derrumbe.

Según el fiscal, los imputados llevaron adelante con “negligencia, impericia e inobservancia de los reglamentos y ordenanzas vigentes, la construcción de diez departamentos sobre el inmueble ubicado en la intersección de calles Ortega y Gasset y Godoy” de esta ciudad, donde funcionaba el local comercial “Cooperativa Obrera Ltda.”.

En el caso del arquitecto sostuvo que “hizo la elaboración, presentación y suscripción de los cálculos estructurales sobre la resistencia de la obra nueva sobre la obra vieja”. Agregó que “tenía conocimiento pleno que se debían tomar las muestras del material utilizado –en la obra-, conducta que se omitió”.

Sobre el propietario de la obra, indicó que “además de propietario, tenía una empresa de venta de materiales de la construcción y una empresa de construcción, además de ser un profesional en el arte de la construcción –maestro mayor de obra- , con control diario de la obra que se llevaba a cabo y con conocimiento de distintas manifestaciones sobre irregularidades en la obra”.

Con respecto al capataz, planteó que contaba con “mucha experiencia en el ámbito de la construcción y era capataz de la obra. En su tarea tuvo pleno conocimiento de personas que trabajaban con él y en la planta inferior donde funcionaba el supermercado, sobre  manifestaciones que la obra nueva generaba en la vieja obra, que se traducían en filtraciones”, entre otras. “A pesar de lo cual –agregó el fiscal del caso- la obra se siguió llevando adelante”.

En el contexto de la investigación, un estudio encargado a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo), reveló que la baja resistencia del hormigón utilizado para rellenar seis columnas de la estructura del edificio, fue el principal motivo del derrumbe.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados