Gobierno de la Provincia del Neuquén

El nuevo Indec causó expectativas para un mayor realismo económico

El nuevo índice de inflación que se aplica en Argentina, después de hacerle caso al FMI y midiendo por primera vez todo el país y no solamente Buenos Aires, ha sido saludado con beneplácito, incluso por el arisco mercado, que se expresó en la Bolsa, con suba en los bonos atados a la evolución de los precios.
Hubo exageraciones oficiales y otras oficialistas. Se entendió, o así se lo transmitió, que la inflación empezó en enero de este año, por ejemplo. “Algo pasó con los precios en enero”, dijo el ministro de Economía, Axel Kicillof, como si lo ocurrido antes no existiera y se estuviera ante un fenómeno repentino, y además, sin conectar la inflación alta (3,7 % para el nuevo Indec, 4,6 % para las consultoras que trabajaron para el índice Congreso) con la devaluación del peso.
De cualquier manera, los elogios superaron a las críticas, tal vez porque todo el mundo desea que si hay inflación, se reconozca, por aquello de que nadie puede curarse si no acepta primero estar enfermo. Qué hacer con el aumento de precios es el paso siguiente.
Por ahora, el gobierno no sale de su visión política centrada en las conspiraciones, en el mismo rumbo que está llevando a Nicolás Maduro, en Venezuela, a un desastre nacional. En ese enfoque, aplicó multas a los supermercados por incumplimiento del último acuerdo de precios.
La inflación es un fenómeno económico que no responde a un solo factor ni a un solo causante, y en donde el gobierno de turno siempre tiene que ver, porque es el que ha ejecutado una determinada política económica, que ha contribuido (por impericia, error, omisión, o lo que sea) como un factor más, tal vez el más importante.
En la Argentina de hoy mismo, preocupa no solo el precio de los alimentos, sino el precio de todo lo que se consume, a veces obligadamente. Por ejemplo, los medicamentos. No hay ningún acuerdo de precios con las droguerías, ni listas que seguir, ni nada. Los medicamentos no sólo han subido su precio, sino que también hay faltantes, por la incertidumbre que todavía domina el destino de la relación peso-dólar.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados