Gobierno de la Provincia del Neuquén

El fiscal Pellicita imputó a la presidente Cristina Fernández

Con razón o sin ella, Argentina tiene desde este viernes 13 de febrero a su presidente, Cristina Fernández, imputada por supuesto encubrimiento a favor de iraníes sospechados por el peor crimen político de la historia argentina, el cruel acto de terrorismo que costó 85 vidas en la voladura de la AMIA.

La decisión fue del fiscal que reemplazó al autor de la denuncia, Alberto Nisman, que se llama Gerardo Pollicita. Como lo había planteado el fallecido Nisman, también imputó al canciller  Héctor Timerman, al diputado Andrés Larroque, al dirigente Luis D’Elía y al líder de Quebracho, Fernando Esteche.

Todos ellos, según Nisman, siguieron un plan operado por Cristina Kirchner para encubrir a un grupo de iraníes y desviar la investigación por la voladura de la mutual judía. En la misma línea, ahora Pollicita concreta la imputación.

La imputación a Cristina Fernández convulsiona aun más la actual situación política, cruzada por las futuras elecciones. Tiene repercusión internacional fuerte, y la que se produce en el país también es aguda. Contribuye, de hecho, a un aumento seguro del nivel de confrontación que ostenta, con peligroso crecimiento, la sociedad argentina.

El gobierno acusa para defenderse, a un grupo indeterminado de sectores políticos y económicos, dentro y fuera del país, que estarían presuntamente interesados en voltear a la Presidente, recuperando la vieja práctica de interrumpir, por sí o a través de terceros, a la interrupción temprana de un ciclo institucional.

La oposición, que no quiere entrar en esa encerrona, esquiva los ataques furibundos para vestirse con una medianía opaca e intentar que la situación decante, como prevé, a su favor, con el inexorable paso del tiempo, que garantiza elecciones en el corto plazo. Con las PASO, nomás, prevén los opositores, ya se verá el efecto del “fin de ciclo”, que tiene en el caso AMIA-Nisman solo una corroboración.

En este contexto, vuelan las palabras como balas. Pero en realidad es la misma bala que se disparó hace poco menos de un mes, que atravesó el cerebro del fiscal, y que siguió volando, trepanando capas de la realidad argentina y produciendo algo que es inevitable: que los argentinos enfrenten, por sí mismos y sin ayuda de mesiánicos salvapatrias de ocasión, una salida inteligente.

 

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados