Gobierno de la Provincia del Neuquén

El discurso del gobernador Sapag en apertura Cluster Shale 2013

A continuación el discurso del gobernador Jorge Sapag en la apertura del Cluster Shale 2013:

“Es cierto lo que decía Rubén Etcheverry (presidente de la Fundación Alejandría) en cuanto a ir ganando tiempo, minutos. Acabamos de venir del norte, de Caviahue-Copahue, donde actualmente –y Solari Parravicini mencionaba en sus profecías como copa y de la buena que después comentaremos- se produce un proceso eruptivo del volcán Copahue. Ayer estuve allí, anoche me vine tarde desde Las Lajas para estar hoy aquí en este acto.

Como estaba diciendo, Rubén Etcheverry expresó claramente el objetivo de esta reunión. Se trata de un objetivo de esclarecimiento, de toma de conciencia, de vínculos, de relaciones, de estructurar reglas públicas, de estructurar de forma asociativa y estratégica que nos vayan colocando en una región en la que tengamos ventajas comparativas y competitivas para desarrollar un recurso que tenemos en el subsuelo. Y Rubén habló recién de un encadenamiento como significado de este Cluster, un encadenamiento que supone eslabones, armarlos de forma inteligente para llegar al objetivo.

Cuando estaba en Caviahue en el día de ayer, al volcán no lo veíamos porque estaba nevando, tapado por nubes, pensaba en todos los secretos geológicos, vulcanológicos que hay en el subsuelo. Y como para desmitificar una versión que por allí corrió rápidamente entre algunos ambientalistas, quiero decir en primer lugar que los terremotos tienen que ver justamente con las placas (tectónicas), con los volcanes, con estudios geológicos que deben ser muy serios y profundos.

Digo esto porque algunos ambientalistas, en este afán de dar conocimientos sin respaldo científico, hablan de terremoto en lo que se refiere a la fractura del terreno. El terremoto y lo que tiene que ver con los volcanes y erupciones tienen razones geológicas profundas. Ayer veíamos con el vulcanólogo Alberto Caselli (especialista encargado de monitorear el volcán Copahue desde la localidad de Caviahue) todas las razones que nos llevan a estudiar cada volcán y que cada volcán tiene una realidad distinta.

No podemos comparar el Copahue con el Cordón Caulle. El complejo volcánico Cordón Caulle, mal denominado Puyehue, porque el Puyehue (un volcán dentro del complejo) nunca erupcionó, lo que erupcionó fue dicho complejo volcánico en el cual el Puyehue lo corona pero en este caso no le tocó; como decía, se trata de una falla (geológica) de 5 kilómetros, que envió a la atmósfera unos 1.500 millones de metros cúbicos de cenizas.

El primer día la columna llegó hasta los 17 kilómetros de altura y tuvo la potencia de 70 bombas nucleares en explosión. Fíjense la dimensión de una actividad tectónica, volcánica y que viene del mar. Y que dicho sea de paso por esos 1.500 metros cúbicos de cenizas, nosotros hicimos un esfuerzo titánico entre el gobierno provincial con apoyo económico del gobierno nacional, con las empresas, con el pueblo de Villa La Angostura, con carretillas también sacamos un millón y medio metros cúbicos, el 0,10 por ciento de lo que el volcán envió. Así dejamos Villa La Angostura brillante y reluciente. Tuvimos la mejor temporada de turismo de la historia en esta localidad y en toda la región patagónica cordillerana este verano.

Pero confundir la actividad no convencional y pretender decir que genera terremotos es realmente una bajeza, porque lo que decía Alberto Caselli como vulcanólogo (especializado y encargado de monitorear el volcán Copahue desde la localidad de Caviahue) es, que cuando el magma viene tronando desde el subsuelo, para provocar una erupción o como cuando las placas (tectónicas) se desplazan y provocan terremotos, se tratan de fuerzas abismales, enormes, extraordinarias de la naturaleza. La fractura múltiple genera explosiones como las que se vienen produciendo a través de la historia, de los años, con los hidrocarburos convencionales, nada más que ahora se hace de forma repetitiva y científicamente más segura. Ahora, los especialistas podrán convencerse y convencer a la ciudadanía de lo que estoy diciendo.

Aquí es cuando necesitamos una clara actividad de difusión, respuesta y participación de todos, para que todos hablemos de un tema en el que -a veces- sólo hablan los que no saben. Entonces los que saben tienen la responsabilidad de hablar, comunicarlo y subirlo a las redes sociales para que aquellos que no saben o que pretenden poner palos en la rueda, o se regocijan en el subdesarrollo y la miseria, seamos capaces de confrontar y confrontar científicamente, no de otra manera.

Cuando hablé de Solari Parravicini en la sesión de la Legislatura también recordé a San Juan Bosco porque él, en sus memorias, decía: ‘Patagonia, Patagonia cuántos secretos ocultarán tus montañas y tu subsuelo’. Y esto lo decía en 1880; hablaba de ríos de petróleo cuando nadie –quizá- sabía lo que era el petróleo. Mientras que Parravicini mucho tiempo antes había dicho, sin saberlo Rubén (Etcheverry) y mucho antes que nosotros como Estado neuquino pusiéramos nuestro logo a la fundación Alejandría, colocó a Neuquén como en un faro, mencionó que esta provincia estaba llamada a ser un faro en el mundo, un faro de la humanidad.

También puso varias palabras separadas allí: copa – hue – mar – mundo. Copa, en idioma mapuche –en mapudungum- quiere decir agua con olor, hue es lugar, mar: quizá se refería a un mar jurásico, antiguo; y mundo: refiriendo al desafío que tenemos como provincia. Tal vez se refería a algo espiritual y no tan energético como lo que estamos hablando; quizá Don Bosco se refería a algo espiritual y no material cuando decía cuántos recursos estarán escondidos en tu subsuelo. Bueno esto lo dejamos librado a la interpretación de cada uno.

Lo cierto es que la Patagonia tiene en su subsuelo riquezas inmensas. Propongo a esta audiencia, y lo voy a proponer el lunes en la videoconferencia que brinde la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, que el yacimiento Vaca Muerta deje de llamarse Vaca Muerta; que se llame Manantial de Vida, Manantial Energético o Manantial de Progreso, porque no representa en su etimología o en sus palabras lo que nosotros queremos significar. Lo que Rubén (Etcheverry) quería significar cuando hablaba y mostraba en esta película y este desafío a los chicos, el hecho de decir: bueno chicos qué esperan hacia el mundo o qué piensan que el mundo espera de ustedes.

No es solamente pensar en el progreso material, es pensar justamente lo que hablaron los chicos y lo que habló el profesor en la libertad, en la libertad y nada menos que la libertad. No es algo simple y sencillo de construir como la paz. Todos hablamos de libertad y de paz pero, ¿cómo se construye? No con ausencia o carencia de cosas. La paz no es la ausencia de guerra solamente, aunque sí sería una buena expresión de la paz, pero una expresión solamente.

La paz y la libertad tienen que tener fundamentos profundos y fundamentales como el progreso, el progreso social, individual, personal, el progreso económico también y el desarrollo. Los Papas han hablado de la paz, el desarrollo es el nuevo nombre de la paz. El progreso de los pueblos es el nombre de la paz. El nombre de la paz es tener libertad, pero la libertad se construye sobre la base de justicia. Eso es lo que pretendemos en nuestra Patagonia y en la provincia de Neuquén, construir paz y libertad en base al crecimiento, al crecimiento genuino, respetuoso de la tierra, del ambiente, de nuestro planeta Tierra para nuestra generación y para las futuras. De nada serviría destruirlo.

Neuquén tiene 100 años de historia en el petróleo; cuando en el año 1918 con el equipo denominado Patria, un equipo de perforación que llegaba hasta los 500 metros de profundidad, el ingeniero Cánepa y sus treinta colaboradores, con espíritu patriótico y pionero desobedecieron las órdenes de Buenos Aires de frenar la perforación. Así desde agosto hasta octubre de 1918 decidieron continuar, bajo su propio riesgo y esfuerzo los metros que faltaban porque ellos lo percibían y sabían que el petróleo estaba allí. Nosotros tenemos la misma responsabilidad y la misma obligación.

No podemos quedarnos en la mera expectación o en ser meros testigos de lo que sucede en la historia. Todos los que estamos acá queremos ser protagonistas de ella, quizá desde distintos ámbitos, algunos desde municipios, otros desde una provincia, una institución pública y una empresa privada, una organización social de la comunidad o desde una actividad académica, pero queremos ser protagonistas de la historia y seguro que a eso se referían San Juan Bosco y Solari Parravicini.

Un faro de la humanidad -y la película también los representaba- o unos faros de la humanidad en la medida que alumbre, en la medida que libere procesos, pero ¿cuántos? ¿Para tres personas como decía el niño? ¿Para una provincia? ¿Para una Nación? ¿Para un municipio? Pero liderar, liderar en positivo. Existe una palabra en mapudungun que es ‘rakizuam’ que no tenemos una traducción exacta a nuestro idioma, quiere decir la fuerza del buen pensamiento. Diría que tiene que ver con las bendiciones de nuestra religión cristiana. Cuando los sacerdotes, los pastores, hablan de bendición hablan de ‘bendecir’, bien decir no maldecir. Me encuentro a cada rato y en cada esquina, a la vuelta de muchos actos con gente maldiciendo y mal decir es insultar, agraviar, poner palos en la rueda, regocijarse con el fracaso del otro o regocijarse -y esto es increíble- con el fracaso de los gobiernos. Esto no es bueno.

Muchos por allí se regocijan cuando se fracasa en una perforación y dicen bueno no tuvo éxito la empresa estatal Gas y Petróleo del Neuquén (G&P) que, gracias a Dios, en los tres pozos que hicimos tuvimos éxito, porque sino se regocijarían con el fracaso, ¿Por qué? Porque tienen expectativas políticas o electorales. Creo que hay mucha mezquindad en esa visión. Por eso la maldición no sirve; por eso es bueno trabajar en positivo y para trabajar en positivo tenemos que trabajar en este tipo de actividades de esclarecimiento de verdades científicas, de verdades absolutas que las podamos trasladar a la economía.

Nosotros como provincia sabemos que estamos siendo mirados en el mundo como una reserva importante, quizá una de las más importantes del mundo, en yacimientos no convencionales. No solamente por su calidad, por la calidad del gas y del petróleo que hay allí en la ventanas de gas seco, gas húmedo o de petróleo, sino también por la cantidad. Fundamentalmente porque está concentrado en 30 mil kilómetros cuadrados de los 94 mil kilómetros cuadrados que tiene la provincia de Neuquén. En estos 30 mil kilómetros cuadrados se encuentra esa experiencia de cien años que se traducen en empresas de servicio, de perforación, trabajadores, académicos, capacidad de trabajo, rutas, caminos, oleoductos, gasoductos, acueductos y electroductos.

Una provincia que está preparada para este desafío y está preparada también mentalmente para este desafío porque la provincia de Neuquén, que supo producir cien millones de barriles hace 20 años, está produciendo hoy 40 millones de barriles. Esto lo tenemos que revertir por una sencilla cuestión de subsistencia y de supervivencia como provincia.

La provincia de Neuquén ha generado el mejor sistema de salud pública que conoce la República Argentina; no hay otro sistema de salud pública -lo puedo discutir de cualquier forma- y no hay en América un sistema de salud abierto, gratuito y universal como el que tiene Neuquén. Y para sostenerlo necesitamos recursos. Hace 50 años Neuquén tenía el índice de mortalidad infantil más alto de la República, hoy tiene el más bajo. Hace 50 años la provincia de Neuquén tenía la expectativa de vida más baja de la República, 57 años; hoy tiene el más alto de la República las mujeres, 82 años, los hombres -no sé por qué motivo, menos- pero es de 76 años, estamos discriminados en eso. Creo que es un problema de energía. La energía de la mujer que dicen que es el sexo débil pero es el sexo fuerte en realidad. La fortaleza de la mujer pionera en la Patagonia y eso mis abuelas me lo dejaron grabado en el corazón.

Pero bueno, tenemos en nuestra realidad parámetros que debemos sostener. Un sistema público de educación que queremos sostener. Invertimos 22 mil pesos por año por alumno; no hay ninguna provincia que lo haga, y muy pocas escuelas privadas en la República que cobran más que eso a un alumno. Tenemos un sistema de seguridad donde estamos trabajando intensamente para llevar mayor seguridad al ciudadano; el desarrollo de la economía, la construcción de viviendas, todo esto se traduce en que a fin de mes hay que pagar 50 mil salarios, más la caja de jubilaciones pública que es del Estado provincial, que no fue transferida al Estado nacional, tiene que atender las obligaciones previsionales de un grupo humano que va accediendo a los beneficios de la jubilación.

En edades tempranas, edades fijadas en la década de 1950 también y esto hay que sostenerlo. Lo mismo la obra social provincial, una obra social de 160 mil afiliados que compite claramente con cualquier obra social privada. No hay ninguna obra social de ninguna provincia argentina que pueda competir con esa obra social. Sin hablar del Banco Provincia del Neuquén, uno de los pocos bancos provinciales que se salvó de la década privatista de 1990; el BPN sigue siendo el 90 por ciento del Estado provincial y el 10 por ciento de los trabajadores; da entre 25 a 30 millones de pesos de ganancias por año, durante los últimos 5 años, que son capitalizadas por supuesto en el banco, banco calificado entre los diez primeros en índices de cobrabilidad en el país y entre los diez primeros con la cartera que tiene de consumidores y de pymes a las cuales beneficia con su capacidad crediticia.

No quiero hacer una propaganda de la provincia. Simplemente estoy diciendo -y quizá ese es el mensaje para esta audiencia pero también para muchos más, para los 600 mil neuquinos- que la provincia de Neuquén necesita recursos económicos con los cuales sostener estos niveles de actividad y de garantía de derechos sociales y de garantías individuales. Es preciso crecer.

Y en este mes de mayo estamos celebrando un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo. Yo el otro día decía que la Revolución de Mayo, del 25 de mayo de 1810, no se puede entender sin una luz de antecedentes muy claros. Antecedentes muy claros como el de Túpac Amaru que 30 años antes se reveló contra los españoles por la sencilla razón que había miles y miles de esclavos, y miles y miles de indígenas sometidos a la mita, a la encomienda, al yanaconazgo, actividades de esclavitud que desconocía nuestra sociedad indígena. Túpac Amaru fue sacrificado y él generó y prendió una llama que quedó encendida y que en la diversidad de Chuquisaca -hoy actual ciudad de Sucre en Bolivia- el 25 de Mayo de 1809, nuestros patriotas rompieron cadenas. Ahí estudiaban Moreno, Castelli, Monteagudo y estudiaron el contrato social de Rousseau, el espíritu de las leyes de Montesquieu y entendieron lo que significaba la libertad y cómo construirla. Sabían que iban a dejar la vida en el intento y vaya que la dejaron, vaya que la dejaron. Pero empezaron a romper las cadenas, las cadenas de la esclavitud.

Después de tantos años, ¿qué queda de ese grito de mayo?, donde después los patriotas se tomaron la revancha con Cisneros que mandó sus más perversos generales a ejecutar cientos de patriotas en Chuquisaca por haberse animado a levantarse contra las autoridades españolas. Castelli después se encargó de poner justicia en Chuquisaca armando el ejército revolucionario patriota, ajusticiando a esos generales que habían matado tantos patriotas; y después el 25 de Mayo de 1810 y yo creo que la fecha no fue casual, no hay casualidades, hay causalidades, fueron las que dieron ese grito de libertad.

¿Cuál es el testimonio hacia el presente de ese grito de libertad? ¿Para qué lucharon, dieron su vida, su integridad física por la libertad? ¿Para que lleguemos al 25 de mayo del 2013 a enfrentarnos, pelearnos y ver quién a puesta al mayor subdesarrollo, a la mayor miseria? Las verdaderas cadenas actuales del Potosí de entonces, son las cadenas de la esclavitud; de no gustarles –a algunos- la libertad porque no se tiene la libertad de no encontrar un trabajo, un estudio, de ser discriminada como mujer en la sociedad o ser discriminado como joven cuando se quiere acceder al primer trabajo. Esa es la realidad que nos toca vivir. Ese es el testimonio de libertad que nos viene desde el pasado.

Por eso en este encadenamiento donde nuestros patriotas supieron romper cadenas para forjar la libertad, nosotros tenemos que saber construir los eslabones para poder construir el desarrollo y el progreso de nuestra provincia, y lo queremos que hacer con dignidad, respetando el medio ambiente. Hemos prohibido la utilización del agua del subsuelo para el trabajo no convencional. Sé que hemos recibido muchas críticas por esta decisión. Hemos obligado también, en estos últimos meses, a tratar el agua de reflujo de todo lo que es el trabajo en no convencional, tratarlo para devolverlo en las mismas condiciones en las que se lo recibió. No pretendemos agua mineral, pretendemos un tratamiento adecuado y respetando el no uso del agua del subsuelo la cuidamos, la cuidamos para las futuras generaciones.

Estas son las repuestas adecuadas a las que tenemos que construir y trabajar en este tipo de reunión, donde además de los negocios, de los contactos, de las expectativas, probabilidades y oportunidades que se presentan en medio de las crisis, tenemos que pensar cuál es la manera de difundir nuestras ideas, de difundir nuestras condiciones para que los pocos que gritan y que patalean y hablan no sean los únicos escuchados y que se escuche la voz de todos.

Esto viene del 22 de Mayo de 1810: ‘el pueblo quiere saber de qué se trata’; bueno acá también el pueblo quiere saber de qué se trata. Pero el pueblo no es el que grita y se arroga la voluntad popular indebidamente. Porque desconoce a los gobernantes, quienes han sido elegidos por el voto y el sufragio popular y detentan la soberanía popular porque hemos sido elegidos legítimamente por el pueblo. Aquí las minorías no deliberan ni gobiernan sino a través de los representantes. Pueden participar, pero para gobernar tienen que gobernar en democracia por medio de sus representantes.

Diputados, poder Ejecutivo, intendentes, concejales para eso existe la democracia, de allí viene el contrato social de Rousseau. Allí se establecen claramente los principios constitutivos de un Estado y la delegación del ejercicio de la fuerza pública es del Estado, que imposibilita la posibilidad de hacer justicia por mano propia. Nadie puede hace justicia por mano propia en una sociedad democrática. La sociedad democrática es pacífica, representativa, deliberativa, pluralista –sí, por supuesto- respetuosa de las mayorías y respetuosa de las minorías.

Queridos amigos yo los invito en esta reunión en la cual ustedes tienen oportunidad de expresar sus ideas, sus pensamientos, sus convicciones, a que construyamos esta realidad que queremos construir en la provincia de Neuquén con la colaboración de todos: académicos, estudiantes, trabajadores, empresarios, empresas de servicio, instituciones del estado nacional, provincial y municipal, empresas públicas y empresas privadas.

Trabajemos en positivo, con creatividad, sepamos que tenemos un desafío tremendo por delante, un gran compromiso, un desafío que nos viene desde el fondo de nuestra historia como argentinos a los argentinos, de construir una sociedad en libertad. Un desafío que nos viene de compromiso con el pueblo que nos votó de construir una sociedad progresista; una sociedad de desarrollo, una sociedad de oportunidades.

Estoy seguro que a partir del subsuelo, respetando el suelo, el agua y el aire vamos a ser capaces de construir del suelo la riqueza que necesitamos para nuestro despliegue y para nuestro progreso. Diversificando la actividad, haciendo de las riquezas no renovables aquellas riquezas que nos permitan crear en el suelo, comercio, industria, agricultura, forestación, turismo y todas las actividades que permitan a cada uno de los habitantes de nuestra querida provincia con buena voluntad y con buena fe, seguir un derrotero de progresos para ellos, para sus familias y para la sociedad en la cual todos vivimos.

Les agradezco muchísimo a todos la presencia. Es una presencia numerosa, es mucho más numerosa que la anterior, y seguramente la siguiente será más numerosa. Rubén (Echeverry) yo quiero felicitarte por esta organización a vos, a todo tu equipo, a toda la gente que participó de la organización hasta el más mínimo detalle. Quiero agradecer a todos los participantes, a los que han venido desde distintos lugares del mundo y de la República Argentina, de la provincia de Neuquén, le quiero agradecer en nombre del gobierno, en nombre del pueblo de la provincia esta presencia. Les quiero agradecer que estén pensando en cómo desarrollar una provincia que ofrece expectativas y posibilidades maravillosas. Muchísimas gracias.”

Fuente: Neuquén Informa

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados