Gobierno de la Provincia del Neuquén

Dolor ante primera evidencia de tragedia con el ARA San Juan

Toda la esperanza se derrumbó. Una semana y un día después de la desaparición de las comunicaciones del submarino ARA San Juan, se informó la confirmación de que se había registrado, ese miércoles, “un evento consistente con una explosión”.

El lugar donde ocurrió fue “a través del golfo San Jorge, a 430 kilómetros del punto más cercano de la costa, un punto que está precisado y con un radio de 125 kilómetros. Como la zona está muy cerca del talud hay mucha variedad de profundidad”, informó el vocero de la Armada, Enrique Balbi.

El vocero dijo que por ahora no había indicios que permitan afirmar que el submarino haya sido atacado intencionalmente.

“No tengo ninguna evidencia que pueda confirmar un ataque. Tenemos que saber cuál fue la causa que produjo, en ese lugar y en esa fecha, un evento de esas características”, dijo.

Los familiares de los 44 tripulantes del submarino reaccionaron con dolor, bronca, y protestas. Era previsible. El tema desencadenará ahora una inevitable polémica política, que irá desde las asignaciones presupuestarias que se destinan a las Fuerzas Armadas, hasta la responsabilidad concreta en lo ocurrido.

La presunción, inexorable, es que hay 44 víctimas. Y esto no produce más que dolor. También una sospechosa impotencia, que posiblemente permanezca en ese estado, fomentado por la ignorancia respecto a lo que se hace y a lo que no, desde los poderes del Estado, para preservar (siempre) la vida de los argentinos.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados