Gobierno de la Provincia del Neuquén

Después de la tormenta

La etapa post-temporal comenzó a ser evaluada por el gobierno provincial.

El gobierno neuquino, mientras aguarda el retorno de Jorge Sapag desde Texas, comenzó a diseñar un programa de asistencia para los damnificados por el temporal, que contemplará una batería de medidas en conjunto con el gobierno de Cristina Fernández.

La vicegobernadora a cargo del Ejecutivo, Ana Pechen, encabezó con esa intención este martes una reunión del Gabinete provincial, y otra con el conjunto de los diputados. No anticipó mucho, porque lo cierto es que recién comienza la etapa del relevamiento de la situación para precisar daños y problemas a solucionar, tras el extraordinario temporal que hizo colapsar a la capital neuquina y produjo daños también en Añelo, Rincón de los Sauces, Plottier, y menor medida, en otras ciudades de la provincia.

La sintonía y armado de medidas que trabajará el gobierno neuquino con el gobierno nacional respetará “las autonomías municipales”, se preocupó en destacar la propia Pechen este martes. También destacó que Sapag volverá el fin de semana y reasumirá su cargo. Este podría ser el plazo para los anuncios, pero se prevé que habrá desde asistencia directa del Estado hasta créditos y planes de financiamiento para personas, empresas damnificadas, y también para los propios municipios, que deberán ocuparse de la reconstrucción concreta, por ejemplo, en el caso de la capital que administra Horacio Quiroga.

Pechen anticipó por ejemplo que en la capital neuquina habrá que asistir con viviendas a gente que ha perdido la que tenía, pero que también es probable que haya que pensar y actuar en relocalizaciones, teniendo en cuenta que el temporal permitió confirmar algo que se sabía en el plano teórico pero que ahora se ve en la dramática realidad: las urbanizaciones han avanzado en muchos casos por donde no se debía.

“Ha habido muchos problemas en los pie de bardas, que han sido ocupados y después se han transformado en barrios”, mencionó la vicegobernadora. En efecto, esas zonas aluvionales fueron conquistadas por la necesidad de gente que no tenía dónde vivir, y después esas ocupaciones fueron legalizadas por el Estado.

La ayuda del gobierno nacional,  aunque fue destacada desde el gobierno provincial, ha sido discreta hasta ahora. En realidad, no puede ni debe medirse por la ayuda inmediata, que se reduce al aporte de artículos de primera necesidad, en camiones, para los más carecientes. Se verá esa ayuda, si es importante o no, en la colaboración concreta de los aportes financieros para la larga tarea de reconstrucción que se viene.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados