Gobierno de la Provincia del Neuquén

Despertó Boca con cuatro goles frente a Arsenal

Boca encontró el mejor juego de su mediocre campeonato frente al Arsenal de Martín Palermo, al que venció por 4 a 2 en la Bombonera, con una gran actuación de Román Riquelme.

El equipo de Bianchi comenzó ganando en el primer ataque del partido. Un muy buen enganche de Gigliotti lo dejó de cara al arco contrario, el delantero la tocó para la entrada de Erbes, que puso el cuerpo, ganó la posición y se la tocó con clase por arriba al excelente arquero que es Campestrini.

La diferencia temprana, sin embargo, no consolidó el juego de Boca, y a los 16 minutos, en una jugada devenida de un rebote tras su propio cabezazo, convirtió el empate Echeverría con un fuerte remate que superó la estirada de Orión.

Tras un período de indefinición después de ese gol, Boca comenzó a repuntar, con el manejo de Riquelme. El ídolo hizo un par de jugadas con su sello y comenzó a afianzarse como conductor. A sus costados, Erbes y Colazo se prodigaban en una buena tarea, y Boca comenzó a marcar una diferencia.

Parecía que el primer tiempo terminaba empatado, cuando vino un tiro de esquina, y una clara mano intencional le dio el penal a Boca. Lo ejecutó Riquelme. Alto, levemente inclinado hacia la izquierda, el remate del 10 dejó sin chance a Campestrini. Boca se fue al descanso con el 2 a 1 en el bolsillo.

En el segundo tiempo, el tercero llegó rápido. Fue una excelente jugada de Insúa después de una serie de toques. El marcador de punta hizo una de esas que sale de vez en cuando, tiró el centro para Gigliotti, que pudo cortar Campestrini, pero el rebote del arquero cayó sobre Colazo, que se metió siguiendo la jugada, y el rubio mediocampista, uno de los baluartes del levante en el rendimiento del equipo de Bianchi, anotó.

Boca siguió jugando bien, con Riquelme enchufado y una tranquilidad que no había tenido en todo el torneo. Román pidió el cambio y entró el pibe Luciano Acosta. Al poco rato Echeverría lo bajó en el área: otro penal. Lo pateó Gigliotti, la pelota pasó por debajo del cuerpo del arquero, y Boca marcó el cuarto.

Se terminaba el partido 4 a 1, la primera goleada en mucho tiempo, cuando una desatención entre Forlín y Orión le permitió a Furch anotar el segundo de Arsenal, de cabeza.

Pero el resultado estaba sellado, ya en tiempo de descuento. Terminó así, con Boca levantando cabeza de a poco, la hinchada procurando garantizar la continuidad contractual de Riquelme, y Bianchi que parece comenzar a encontrar un equipo un poco más sólido, sin grandes brillos, pero más confiable, cuando restan apenas tres fechas para terminar el torneo.

 

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados