Gobierno de la Provincia del Neuquén

Cristina y Evo inauguraron la estatua de Juana Azurduy

La presidente argentina, Cristina Fernández, inauguró junto a Evo Morales, el presidente boliviano, la escultura que representa a Juana Azurduy, patriota sudamericana nacida en Toroca, Bolivia, combatiente en la guerra por la independencia y glorificada en estos últimos años como una especie de estandarte de género con perspectiva histórica.

La estatua ocupa ahora el lugar que ocupó hasta hace poco la escultura en representación de Cristóbal Colón, mudado en estos días a la Costanera, frente al Aeroparque, siempre en la cambiante ciudad de Buenos Aires.

Es de Perogrullo mencionar razones y argumentos: una combatiente por la libertad de los pueblos americanos, en lugar de quien es vilipendiado por representar la avanzada de la conquista europea de estas tierras salvajes, exime de mayores comentarios. La interpretación es bien simple, aunque se haga en un contexto de realidad presente muy complejo, en donde esos mismos conceptos siguen apasionando a un sector del pueblo argentino, amigo de las consignas y los clichés, propicio a envalentonarse con canciones y épicas certificadas por el certificado del buen revolucionario americano.

Allí está ahora, pues, la Juana Azurduy. El acto de canonización pagano se ha cumplido, y se le pondrá el sábado el broche, con la interpretación de “Mujeres Argentinas”, aquella obra que supo inmortalizar Mercedes Sosa con Ariel Ramírez, de la que forma parte la canción para Juana Azurduy, el “sol del Alto Perú”, la que garantizaba sable en mano que el español “no pasará”.

En la historia de los pueblos, muchas estatuas se han levantado para después ser derribadas, o simplemente morir en el olvido una segunda muerte, más impiadosa aun que la primera. Nuestra tradición escultórica, sujeta a los vaivenes coyunturales de la política, es todavía menos duradera.

Sería bueno que Juana Azurduy quede allí, y Colón quede allá, por los siglos de los siglos, o al menos hasta que aguanten sus estructuras. Porque las estatuas no se han hecho para ser movidas no modificadas. Se han hecho para vencer al tiempo, no para ser vencidas por él.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados