Gobierno de la Provincia del Neuquén

Convocan a un boicot mundial contra la petrolera Chevron

Con la mano sucia de petróleo en alto y un llamado a boicotear a Chevron, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, lanzó este martes una contraofensiva contra la empresa estadounidense, acusada de contaminar la Amazonía.

El mandatario convocó a la prensa a uno de los lugares donde operó Texaco por casi 30 años, compañía adquirida por Chevron en 2001 y condenada a pagar 19.000 millones de dólares por daños ambientales.

En Aguarico, una localidad cerca de la ciudad de Lago Agrio en la provincia amazónica de Sucumbíos (noreste), Correa presentó “La mano sucia de Chevron”, la campaña con la que busca hacer frente a la estrategia de “desprestigio” con la que, según el gobierno, la petrolera quiere desconocer el fallo emitido por la justicia ecuatoriana en 2011.

El juicio -que según la empresa estadounidense estuvo viciado de múltiples irregularidades- aún aguarda una decisión final por parte del máximo tribunal ecuatoriano.

“Este es uno de los mayores desastres ambientales del planeta”, exclamó Correa después de hundir la mano en una piscina de desechos de crudo y exhibirla en alto frente a las cámaras.

El mandatario acusó a la petrolera de generar en la Amazonía ecuatoriana un daño “85 veces más grave” que el derrame provocado por British Petroleum en el Golfo de México en 2010 y llamó al mundo a un boicot contra Chevron.

“Estos son nuestros instrumentos: la verdad y el llamado a la solidaridad de los ciudadanos del mundo a no comprar los productos de Chevron”, declaró el mandatario.

También exhortó a los accionistas de la petrolera a que no sean “cómplices” del desastre ambiental y le exijan a Chevron que se responsabilice o, de lo contrario, “vendan sus acciones”.

El presidente mostró ante la prensa un pozo tóxico que, según él, fue abandonado por Texaco tras culminar sus operaciones en 1993.”Hay cerca de 1.000 piscinas como esta en nuestra Amazonía que jamás fueron remediadas, a lo sumo ocultadas”, sostuvo.

La petrolera, que tramita una demanda en cortes internacionales para que el Estado ecuatoriano asuma los costos de reparación por la contaminación que le adjudican, respondió a la campaña de Correa en un comunicado.

“El presidente ha decidido interferir una vez más” en el proceso, dijo la compañía, y lo acusó de “ofrecer un relato distorsionado e incorrecto de la historia de estos campos petroleros”.

Chevron asegura que la petrolera estatal de Ecuador se quedó a cargo de los yacimientos que dejó Texaco, y fue la responsable de las graves fallas de protección ambiental.

Tras la salida de Texaco, las comunidades indígenas interpusieron una demanda por contaminación ambiental y lograron un histórico fallo después de 20 años de espera.

Varios de los demandantes ecuatorianos acompañaron a Correa en el acto, y recordaron los estragos al medioambiente y a la salud humana causados principalmente por la contaminación del agua con petróleo.

Publicar comentario

Debe estar autenticado para publicar un comentario.

www.neuquen.com © 2017 Todos los derechos reservados